Álvaro Blancarte comparte el "Desierto Adentro" que lo habita

Inspirado en las texturas, olores y colores de Baja California, Álvaro Blancarte (Culiacán, Sinaloa, 1934) ha creado múltiples obras en las que la luz, la arena y el mar parecieran cobrar vida en formas abstractas, algunas de ellas reunidas en "Desierto Adentro", exposición que alberga la Sala 3 de El Cubo, en el Centro Cultural Tijuana (Cecut).

"La muestra se refiere a la influencia que ha tenido en mi pintura el desierto bajacaliforniano y adentro es lo que yo siento", señaló en entrevista con Notimex, al explicar el título de la obra que podrá ser apreciada hasta junio.

La exhibición, que rinde hombre al llamado "caimán" en su cumpleaños número 80, inicia con un autorretrato, perteneciente a la colección del Museo de Arte Contemporáneo de San Diego, Estados Unidos, y se integra por 16 obras seleccionadas por el curador José Manuel Springer.

"A mi me encanta el concepto de espacio tan minimalista que le dio, es el concepto de un curador muy importante y creo que lo que quiso decir lo dijo con ésto, desde su punto de vista", añadió sobre la museografía que lo dejó plenamente satisfecho y que entre las innovaciones con que cuenta destaca un espejo de agua bajo un par de obras y juegos visuales con luz.

Para el artista mexicano, quien radicó 15 años en la capital del país y que lleva cinco décadas entregado a la pintura, las ideas que plasma en los lienzos que él mismo coloca en el bastidor y que después dan vida a lo que la crítica de arte Raquel Tibol ha calificado como los "neofrescos de Blancarte". Surgen "de la cabeza, del corazón, simplemente están en todas partes", añadió el artista.

Mientras que los materiales que emplea en su estudio de Tecate, son múltiples y variados, y van desde óleo, pasando por arenas hasta cartón, madera y clavos, entre otros, "yo uso lo que yo quiero y pego lo que yo quiero, que suave no (...) además mi obra refiere al arte povera, un poco usar los desechos y transformarlos a una pintura y que sea lo más durable posible".

Blancarte, quién se considera un artista fronterizo por el lugar que habita, precisó que sus obras no tiene relación con esta temática, "mis obras tiene que ver con el paisaje, lo desértico del estado de Baja California".

Es por dicha razón que tonos cafés, beiges y ocres predominan en sus cuadros, "el estado tiene una belleza única, tiene todos los colores en las piedras, en las arenas, en las texturas, yo comencé a disfrutar ese paisaje, que creo es una belleza de la naturaleza. Creo que aquí gocé lo que ví y lo transformé de adentro a mi obra".

Enamorado de su trabajo, el artista abstracto aseguró que es capaz de plasmar las emociones que lo invaden, "es sentir lo que vive, no puedes inventar nada; lo sientes y lo sacas, eso sale solo", expresó.

No obstante, enfrentarse al lienzo en blanco es un reto y un sufrimiento, pues lograr plasmar lo que piensa e imagina no es sencillo, además se encuentra con sorpresas que le dan los cuadros "los encuentros son muy importantes, me refiero lo que encuentras, a las sorpresas que tiene el cuadro al final y la satisfacción que se logra es muy importante".

Y es que el arte, le ha permitido sentirse vivo y con especial vitalidad a sus 80 años de vida, "lo peor que puedes hacer es irte a tu casa esperando la inspiración, esa no llega si no la buscas, la inspiración se encuentra en el trabajo".

Formador de nuevos talentos, a los que durante años guió en sus talleres en el Cecut, Blancarte es un impulsor del arte en este estado y ha contribuido a que Tijuana sea la séptima ciudad más importante en el mundo con una voz propia en las artes visuales.

"no está bien que lo diga yo, pero cualquier persona a la que le preguntes te puede decir que la plástica fuerte de Tijuana se inició en mis talleres, pero yo no les enseñé, yo los motivé posiblemente; ellos crecieron solos, a lo mejor con un poco de mi guía", dijo con sencillez.

El creador, quien desea ser recordado como un artista constante y propositivo, confesó que desearía que "Desierto Adentro" viajará a la capital del país y a Los Ángeles, California, "ojalá se dé en alguna parte, porque además tengo en mi estudio más de 100 cuadros de gran formato con texturas".

Entre las obras que el público puede apreciar en esta magna exposición, destacan:

"Templos", "Oráculo", "Ventana para Táipes ", "La noche aquí" y "Una perra llamada la vaca" , así como una fotografía de una escultura llamada "Buscando infinito", entre otras.