La diputada Sonia Rincón Chanona destacó la necesidad de legislar más en políticas públicas enfocadas al crecimiento económico y desarrollo humano de las mujeres, para que dejen de ser históricamente el sector más vulnerable.

Al participar en el encuentro del Grupo de Mujeres Parlamentarias, dijo que no se puede dejar de luchar para que a las féminas se les deje de considerar como un sector vulnerable y más bien se les reconozca por su potencialidad y capacidad como verdaderos actores estratégicos indispensables para el desarrollo integral de la sociedad.

Consideró que las políticas públicas deben estar basadas en tres elementos: expansión de oportunidades para las mujeres en el mercado laboral; mejorar su capacidad para alcanzar sus objetivos y decisiones, así como diseñar medidas de apoyo para "el creciente número de hogares pobres encabezados por una mujer".

Pero además, indicó la diputada de Nueva Alianza, es de tal importancia elaborar un presupuesto que no ignore las desigualdades entre mujeres y hombres que, necesariamente replicará o mantendrá su impacto positivo sobre el crecimiento economía y el desarrollo humano.

Señaló que en el encuentro derivaron compromisos significativos y recomendaciones para que los Estados miembros de ParlAmericas legislen en favor del sector.

Los pronunciamientos, agregó, fueron para aprobar leyes que impongan cuotas efectivas para la elección de diputadas y senadores, y establezcan un proceso transparente para asegurar lugares en la listas de candidatos.

Planteó que en que los Estados no deberán confiar únicamente en las cuotas de género, sino que tienen que comprometerse a establecerlas para facilitar la elección de una masa crítica de mujeres.

Así como la firmeza con que las mujeres políticas deben actuar para aumentar y mantener una masa crítica de mujeres parlamentarias y para apoyarse mutuamente dentro de cada partido político.

Además, comentó, se pidió que se actúe para garantizar que las mujeres elegidas reciban un continuo apoyo de sus partidos y de otros parlamentarios y que tengan accesos a programas de capacitación.

A su vez, se acentúo la necesidad de que exista una institucionalidad de políticas para la igualdad de género y en caso de existir una fortalecerla con leyes, normas, decretos, indispensables para generar los cambios sociales, culturales y económicos necesarios.

Entre otros puntos, sostuvo, se plasmó en la reunión el deber de las mujeres parlamentarias para lograr políticas que garanticen que todas sean sujetas de derechos, en particular las mujeres indígenas y afrodescendientes, en donde se asegure no más discriminación.