El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, pidió hoy a las Fuerzas Militares mantener su ofensiva contra las guerrillas de las FARC y del ELN, tras la muerte de más de una decena de efectivos castrenses esta semana en ataques rebeldes.

El mandatario advirtió en la sureña ciudad de Florencia que, ante la arremetida de los grupos armados irregulares, la orden a los generales de las distintas fuerzas "es seguir sin bajar la guardia la lucha contra la criminalidad" en Colombia.

Reiteró a los comandantes de la Fuerza Pública que "sigan a la ofensiva, no paren un solo milímetro, en los valles, en las montañas, en los mares; donde sea, sigan dándole cada vez más seguridad a los colombianos".

Durante una actividad de los Acuerdos para la Prosperidad, Santos admitió que "esta semana hemos tenido unos reveses que nos han dolido mucho", en alusión a la muerte de 11 militares a manos del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Aseguró que a la emboscada en el departamento Norte de Santander se sumaron el ataque de La Guajira, donde fueron asesinados dos policías y dos civiles, y la muerte de dos miembros del Ejército a manos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Antioquia.

El gobierno sostiene diálogos con las rebeldes FARC en Cuba para poner fin a medio siglo de conflicto armado interno, mientras que existen contactos con el ELN para un proceso de paz.

Santos sostuvo que los soldados "están cumpliendo con su deber" y que "la orden que tienen los oficiales y suboficiales es clara, no bajar la guardia un solo instante en la lucha contra cualquier tipo de criminalidad".

El jefe de Estado colombiano se refirió también a los resultados de la Fuerzas militares y destacó al respecto que mil 116 rebeldes han sido capturados este año y otros 539 se han desmovilizado.