Autora de la polémica novela "Por siempre Ámbar", Kathleen Winsor, a quien se recuerda mañana en su décimo aniversario luctuoso, fue una mujer irreverente que, a través de su pluma, abordó sin reparos los placeres sexuales.

De su producción literaria se sabe poco, ya que la escritora norteamericana, cuya obra fue objeto de censura y polémica, pasó a la historia siendo sólo la esposa de destacadas personalidades; un futbolista, un director de orquesta y dos abogados.

Originaria de Minnesota, Estados Unidos, Kathleen Winsor nació el 16 de octubre de 1919. Creció en Berkeley, California, graduándose en la Universidad de aquella localidad.

De acuerdo con sus biógrafos, mientras cursaba sus estudios universitarios contrajo matrimonio con Robert J. Herwing, un célebre jugador de fútbol.

Mientras su marido combatía en la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), estudió el periodo de la Restauración inglesa, empezando a escribir una novela al respecto que, tras varios intentos, fue aceptada para su publicación.

Se trata de "Por siempre Ámbar" (1944), novela en la que Ámbar St Clare, la protagonista, sostiene relaciones sexuales con hombres de todas las clases sociales, hasta llegar a convertirse en la amante del rey.

Tanto la publicación como en la versión cinematográfica de 1947, fueron bien aceptadas por el público, pero los puritanos de la época calificaron a ambas propuestas como "pornográficas", por lo explicito que resultaban los intercambios sexuales, embarazos ilegítimos y abortos de la protagonista.

A pesar de haber sido censurada y ridiculizada por los críticos, la obra vendió 100 mil copias en la primera semana, alcanzando la categoría de "best seller" por vender más de tres millones de copias.

Al éxito de "Por siempre Ámbar" le siguieron "Star Money" y "The Lovers", entre otras cinco novelas más.

Luego de divorciarse de Herwing, en 1946, se casó con el director de orquesta Artie Shaw, y al romper con él, contrajo nupcias con Arnold Robert Krakower, un abogado neoyorquino. Sin embargo, ellos también se separaron.

Su último marido fue el abogado Paul A. Porter, antiguo director de la Comisión Federal de Comunicaciones y fundador de la empresa Arnold & Porter.

Como esposa de Porter, Winsor tuvo que ejercer de anfitriona en numerosas ocasiones, y rara vez se promocionaba como novelista, cita su perfil publicado en el diario "El País".

Kathleen Winsor, quien se convirtió en un referente y modelo de la literatura romántica en Estados Unidos, murió a los 83 años de edad, en su casa de Manhattan, Nueva York.