Con una carrera técnica en diseño gráfico, 36 años de edad y una discapacidad física, Alejandro González lucha contra la discriminación que le cierra oportunidades de trabajo, por lo que el gobierno estatal diseña una red contra la discriminación laboral.

Empleado administrativo de una escuela preparatoria, se suma a los casos no denunciados en el estado de discriminación laboral y dice ya no esperar obtener un puesto en su área, ya que nunca consiguió uno.

El secretario del Trabajo estatal, Tonatiuh Salinas Muñoz, informó que se tienen unas 250 quejas de este tipo en el estado, por lo que se lucha por la creación de una red incluyente del empleo, al que se espera sumar a 100 empresas.

Salinas Muñoz refirió que la sociedad queretana aún "guarda distancia" para contratar a grupos con grados de vulnerabilidad y por lo menos ocho de cada 100 quejas que recibe esta dependencia tienen que ver con la discriminación.

Los casos se relacionan con discriminación por género, por condición física, por apariencia y por el origen étnico, pero la mayoría de los rechazados tienen que ver con su edad, al menos los que piden apoyo a la Secretaría del Trabajo.

"El mercado laboral se cierra, no por la falta de competencias, sino por las condiciones de nacimiento, de apariencia. Podemos ser reguladores de un mercado equitativo y un mercado incluyente", resaltó.

Para Alejandro, esto se tradujo en una serie de entrevistas laborales que "nunca llegaron a nada", desde que terminó su carrera hace más de 14 años, tuvo infinidad de encuentros con empleadores.

"Mandaba mi currículum, mis papeles, pasaba todos los filtros, me citaban y cuando me reunía con el que debía tomar la decisión y me veían decían estás sobrecalificado, no creo que te sientas bien aquí, no es un ambiente adecuado", expone.

De tres mil 400 quejas y solicitudes de ayuda ante la Junta de Conciliación y Arbitraje, así como de la Procuraduría de la Defensa del Trabajador, unos 250 casos tienen que ver con discriminación laboral.

El problema se presenta con más frecuencia en las empresas pequeñas y medianas de comercio, por lo que se iniciarán campañas para explicar que la nueva ley laboral permite aplicar sanciones de hasta cinco mil salarios mínimos o cerrar una empresa.

Para resolver esta situación, se hacen exhortos a los empresarios y empleadores para que asuman una actitud incluyente, además que se revisarán los procesos de reclutamiento y selección.

Con 17 mil unidades económicas en el estado, unas nueve mil tienen profesionales de relaciones industriales con los que se empezará a trabajar, con el fin de sensibilizar a quienes reclutan al personal.

"A través de la Asociación de Ejecutivos de Relaciones Industriales, con pláticas de sensibilización, que cuando contraten y determinen un perfil de puesto lo hagan como profesionales y como padres y hermanos, para evitar la discriminación", añadió Salinas.

La Secretaría del Trabajo promueve una red de empleo incluyente, sin distingo de género, de condición nacimiento o circunstancia física, por lo que ya iniciaron las reuniones con unas 45 empresas del parque industrial Querétaro.

"Para platicar este concepto, pedir su apoyo y su ayuda a través de la contratación, que ya no haya restricciones ni por edad ni por género y mucho menos por condiciones físicas", explicó el funcionario estatal.

Se espera firmar un acuerdo voluntario en los próximos días, por el que las empresas se obliguen a tener buenas prácticas de contratación y para julio se espera que al menos cien se adhieran al documento.

Durante el año, se pretende que se generen al menos mil 200 plazas para personas con discapacidad, toda vez que sólo cuatro mil queretanos con estas características tienen un empleo.