La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aseguró un cargamento de especies marinas en Ensenada, Baja California, que eran transportadas de contrabando y tenían como destino Asia.

En una acción conjunta con el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), se logró el decomiso de 898 mil 660 Pepinos de Mar secos; 78 mil 676 ejemplares muertos de Caballitos de Mar, y mil cajas de vejiga congelada y seca de Totoaba.

Estas especies, precisó la Profepa, están incluidas en la categoría de riesgo y peligro crítico en la legislación nacional NOM-059-Semarnat-2010 y demás ordenamientos internacionales en la materia.

Señaló que el contrabando venía congelado y escondido en cajas de cartón y costales de nylon en un cargamento autorizado de pescado curvina y medusa, pepino de mar de la variedad Badionatus y aleta de tiburón.

Los caballitos de mar detectados, estaban dentro de 42 bultos de aleta de tiburón seca, mientras que los pepinos duros de mar eran transportadas en bolsas pláticas, cuyo valor en el mercado negro asiático o internacional podría superar los dos millones de pesos.

La carga no estaba debidamente acreditada en la factura de la empresa comercializadora y no se pudo demostrar su legal procedencia, por lo que inspectores de la Profepa en dicho recinto portuario aplicaron el artículo 119 de la Ley General de Vidas Silvestre y ordenaron el aseguramiento precautorio de la mercancía.

Las especies aseguradas son de gran valor en el mercado internacional debido a su uso en temas alimenticios y de medicina tradicional, principalmente en el mercado asiático.

Ante ello, la procuraduría iniciará los procedimientos administrativos correspondientes y colaborará con las autoridades judiciales y hacendarias para las investigaciones a que haya lugar en esos ámbitos.