El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece atención integral a los derechohabientes con tos crónica y recomendó a la población con síntomas de ese padecimiento acudir a recibir el tratamiento adecuado.

La jefa del Servicio de Neumología del Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza, María Dolores Ochoa Vázquez, subrayó que las personas que sufren episodios de tos por más de tres semanas deben acudir a revisión médica.

Detalló que tal síntoma puede ser una señal de alerta de problemas en vías respiratorias, de tipo digestivo, alteraciones cardiacas, daño pulmonar o presencia de tumores.

Será el especialista quien decida, con base en radiografías de tórax y análisis de laboratorio si existen organismos patógenos, en caso de que la tos se acompañe de mucosidad amarillenta u otra coloración oscura, rayas de sangre o si la expectoración es sanguinolenta.

Ochoa Vázquez explicó que cuando se identifica que la tos es causada por enfermedad por reflujo o hernia hiatal grado tres el paciente es enviado al servicio de Gastroenterología.

En esa área el especialista determinará, según el caso, si el tratamiento será con fármacos o meritorio de tratamiento quirúrgico para resolver y controlar el problema.

La neumóloga del IMSS precisó que en ese nosocomio también se hacen pruebas de función pulmonar para diagnosticar enfermedades como el asma, neuropatías intersticiales y la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), así como el grado de alteración funcional que presenta el paciente.

Advirtió que con frecuencia las personas hacen caso omiso de la tos y solicitan atención médica en etapas avanzadas cuando ésta se acompaña de disnea (sensación de falta de aire) que obliga a verificar si existe insuficiencia respiratoria crónica.

La especialista destacó que los pacientes adultos con tos persistente son valorados por un médico internista, neumólogo, otorrinolaringólogo, gastroenterólogo y oncólogo.

En tanto los niños los atendidos por pediatras, otorrinolaringólogos, neumólogos pediatras y gastroenterólogos de acuerdo con el cuadro clínico y los estudios complementarios.

La especialista señaló que de acuerdo con los resultados clínicos de cada paciente se hacen estudios complementarios de imagen, series esófago gastroduodenales, radiografía de senos paranasales o endoscopía.

Además, para evaluar la enfermedad por reflujo se llevan a cabo procedimientos invasivos como broncoscopía, toracoscopía o intervenciones quirúrgicas para el caso de cáncer broncogénico en etapas iniciales.

María Dolores Ochoa insistió que no se debe minimizar la tos que se presenta en forma involuntaria y repetitiva, sobre todo si se acompaña de síntomas como el deseo de vomitar y falta de aire.

Explicó que en ocasiones el problema de salud no obedece a problemas de bronquios o pulmones, sino de vías respiratorias altas que son las afecciones nasales, de senos paranasales y de garganta, o digestivos como enfermedad ácido péptica con reflujo que irrita la faringe o laringe.