El gobierno colombiano descartó hoy que exista una epidemia de influenza AH1N1 en el país, donde han muerto seis personas este año a causa de ese virus, pero pidió a la población mantener las medidas de salud para evitar su propagación.

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, llamó este sábado a los colombianos a la calma ante el brote de esta infección respiratoria aguda grave, la cual cobró sus primeras víctimas en los departamentos de Huila y Norte de Santander.

"No estamos ante una epidemia, sino ante brotes normales de infecciones respiratorias. No obstante, no podemos bajar la guardia y no hay motivo para ninguna alarma especial", indicó el funcionario en comunicado.

Reiteró que en Colombia hay un pico epidemiológico normal de problemas respiratorios por la influenza y que, desde la pandemia de 2009, el virus AH1N1 "hace parte de las infecciones estacionales en el país y es normal que se presenten".

Sin embargo, llamó a estar alertas frente al mal, para lo cual pidió a la población colombiana lavarse las manos de manera permanente y "estar atento a signos de alarma como fiebre alta y dolor en el pecho".

Según el ministro, las muertes han sido por casos particulares, como el de un paciente que murió en el Huila por dengue y otro que falleció en Norte de Santander porque sufría artritis y su sistema inmune estaba afectado.

"Esa es una situación ligada con la época de lluvias y por eso se han incrementado los casos respiratorios. Sin embargo, estamos atentos para cualquier eventualidad", aseguró por su parte el viceministro de Salud, Fernando Ruiz.