Declinan jueces imputar a Christine Lagarde por caso Tapie

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, fue declarada hoy como "testigo asistido" por los jueces que investigan su gestión como ministra de Finanzas de Francia, en relación con el caso del empresario Bernard Tapie.

"Mi condición de 'testigo asistido' no es una sorpresa para mí, ya que siempre actué en los intereses del Estado y conforme a la ley", indicó Lagarde, de acuerdo con la versión electrónica del diario francés Le Figaro.

Tras dos días de comparecer ante la Corte de Justicia de la República, (CJR), Lagarde anunció que no fue puesta bajo investigación por "complicidad en falsificación y malversación de fondos públicos" en el caso de Tapie.

Según las leyes francesas, la declaración de "testigo asistido" es un paso menor a la imputación, por lo que Lagarde no será investigada formalmente, aunque tampoco queda desvinculada por completo de las pesquisas.

Tras salir de la sede de la CJR -entidad competente para juzgar a los miembros del gobierno por actos cometidos en el ejercicio de su función-, Lagarde afirmó que sus explicaciones le permitieron "aclarar las decisiones" que tomó en su momento.

La actual dirigente del FMI debió comparecer ante la CJR para explicar su decisión de solicitar en 2007 un arbitraje para solucionar un litigio entre el banco Crédit Lyonnais y Tapie en relación con la compra de la empresa Adidas.

El contencioso entre el empresario y la entidad bancaria se debió a que Tapie consideraba que sus intereses habían sido lesionados por Crédit Lyonnais, al que había dado instrucciones para la venta de Adidas.

En julio de 2008, el tribunal arbitral condenó al Consorcio de Realización (CDR) -el organismo público encargado de gestionar los pasivos de Crédit Lyonnais- a pagar a Tapie 285 millones de euros (unos 368 millones de dólares) más los intereses.

Lagarde, cuya casa fue allanada a finales de marzo pasado, aseguró que su decisión fue "la mejor solución en el momento", ya que sólo buscaba poner fin rápidamente a un proceso prolongado y costoso, además de puntualizar que ella no obtuvo ningún tipo de beneficio.

La ex ministra francesa de Finanzas anunció que regresará a Washington para seguir con su trabajo al frente del FMI, cuyo consejo de administración manifestó la víspera que "confía en la capacidad de Lagarde para ejercer eficazmente sus funciones".