Avances en seguridad alientan empleos, inversión y crecimiento: SHCP

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, destacó que conforme se tienen avances en materia de seguridad y disminuyen los índices de violencia, se alienta la creación de empleos, la inversión y el crecimiento económico.

Tras participar aquí en un foro del periódico estadounidense Financial Times, aseguró que hay un interés por el país debido al proceso de reformas y a los fundamentos sólidos de la economía, y "es un hecho que México hoy es un destino muy atractivo para la inversión".

Afirmó en entrevista que la economía mexicana está retornando a su ritmo de crecimiento económico, y diversos indicadores ya están mostrando que la actividad productiva está recuperando su dinamismo.

El objetivo de las reformas estructurales aprobadas es que al final de la administración del presidente Enrique Peña Nieto se llegue a una tasa potencial de crecimiento superior a 5.0 por ciento y ésta se mantenga en las próximas décadas, señaló el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sobre el posible impacto económico de la percepción de inseguridad que hay en el país, sostuvo: "Conforme se está recuperando la seguridad y la paz entre los mexicanos, como lo ha manifestado el presidente como una altísima prioridad de su gobierno, eso sin duda alienta la inversión, alienta el crecimiento económico y la creación de empleos".

Videgaray Caso mencionó que hay regiones del país donde se registra un desempeño muy alentador en cuanto a la mejoría en las condiciones de seguridad, como en Nuevo León, en particular en Monterrey, o también en Ciudad Juárez, Chihuahua.

"El gobierno de la República está actuando de manera decidida con acciones sin precedentes, en casos como el estado de Michoacán o el estado de Tamaulipas", subrayó el funcionario federal.

Por otra parte, continuó, hay un interés creciente por México, dado el actual proceso de reformas y los fundamentos sólidos de la economía, y eso se aprecia en la entrada de capitales, en inversión de portafolio, la demanda por los títulos tanto de deuda corporativa como de deuda pública mexicana.

Asimismo, se ve conforme a los anuncios de inversión extranjera directa, por ejemplo en el sector automotriz, que continúa siendo de alto dinamismo y muy competitivo, así como en el sector turismo, donde se han anunciado inversiones importantes.

"Es un hecho que México hoy es un destino muy atractivo para la inversión, y el trabajo del gobierno mexicano es no solamente atraer inversión, sino que ésta se traduzca en mejores empleos para los mexicanos, empleos mejor remunerados y en crecimiento para todos", insistió.

Expuso que el objetivo de las reformas estructurales aprobadas que irán implementándose en los próximos meses y años es que al final de esta administración la economía alcance una tasa potencial de crecimiento superior a 5.0 por ciento, y ésta se mantenga en las próximas décadas.

Recordó que en los últimos 30 años México ha crecido apenas un poco más de 2.0 por ciento promedio anual, y por ello las reformas estructurales buscan modificar la tasa de crecimiento para los próximos años y décadas, con un crecimiento potencial por arriba de 5.0 por ciento.

Actualmente, afirmó, se está viendo que la economía retorna a su ritmo de crecimiento, "estamos viendo indicadores ya muy diversos que muestran que la economía está recuperando su dinamismo".

Resaltó que la reforma hacendaria aprobada a finales del año pasado da instrumentos para que el gobierno pueda impulsar un crecimiento decidido a través de una mayor inversión en infraestructura.

Indicó que el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, que prevé recursos por 7.7 billones de pesos, sería imposible sin la reforma hacendaria, ya que ésta da capacidad financiera al Estado mexicano para cumplir con sus obligaciones, crear infraestructura e impulsar crecimiento y empleo.

Además, señaló, la reforma hacendaria permite contar con un instrumento de política pública con el que no se contaba antes, que es el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) y el Régimen de Incorporación a la Seguridad Social (RISS).

Esto permite darle incentivos reales a quienes están en la informalidad de incorporarse a la formalidad, y tener un régimen fiscal que durante una larga transición de 10 años les implicará reducir su carga fiscal y les permitirá acceder a una pensión para el retiro, servicios médicos, seguro de desempleo y créditos de la banca, entre otros.

De acuerdo con cifras recientes, hay más de 4.2 millones de contribuyentes afiliados al nuevo RIF, de los cuales más de 500 mil no provienen del antiguo Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos), sino que estaban en condición de informalidad.