Condenan omisión de autoridades nigerianas ante secuestro de niñas

La diputada federal Martha Lucía Micher acusó a las autoridades de Nigeria y a la comunidad internacional de no actuar con la responsabilidad y la celeridad para el rescate de las 230 niñas secuestradas por el grupo islámico Boko Haram.

La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados aseveró que esos hechos colocan una vez más a las niñas y a las jóvenes como carne de cañón y motín de guerra de grupos radicales que promueven la violencia, la injusticia y el terror.

Expresó su indignación y repudio ante el secuestro de las menores por integrantes del grupo Boko Haram, que se opone a la educación de las mujeres.

Dijo que resulta preocupante la falta de interés del gobierno nigeriano para poner en marcha una estrategia de rescate, a sabiendas de que en noviembre pasado el mismo grupo militante secuestró a docenas de mujeres cristianas, que el Ejército rescató en su mayoría en las profundidades de la selva en Maiduguri.

Recordó que entonces algunas estaban embarazadas o habían dado a luz y era evidente que habían sido convertidas al Islam y las habían casado con sus secuestradores.

Micher Camarena externó que atender esa violación masiva de derechos humanos representa una misión de enormes dimensiones.

Por ello es justo alzar la voz para exigir más colaboración y asistencia técnica de la comunidad internacional, que no debe escatimar esfuerzos en la oferta de ayuda, sobre todo con el uso de tecnología aérea y satelital, como ha sucedido en la localización de víctimas de recientes accidentes aéreos y marítimos, remarcó.

Llamó a las instancias internacionales responsables de proteger los derechos humanos de las mujeres para que a través de sus buenos oficios gestionen un pronta solución a esa tragedia humanitaria.

Refirió que ese hecho "nos recuerda la vulnerabilidad, el riesgo constante y la escasa protección que las autoridades brindan a las mujeres en conflictos de índole político, cultural y religioso".

La legisladora consideró altamente preocupante que en la mayoría de los países sean tolerados los delitos cometidos contra niñas y mujeres, y haya simulación de las autoridades ante la evidente violación a los derechos humanos de ese grupo de la población.

Por ello, añadió, "de la misma manera que en México reclamamos el regreso de nuestras niñas y jóvenes a casa, exhortamos a la sociedad en general a sumarse en las redes sociales a la campaña Regresen a Nuestras Niñas, así como a apoyar todas las acciones que exigen la liberación de las niñas nigerianas".

También exigió un alto a la impunidad de la violencia contra las mujeres y las niñas en Nigeria y estimó que esa situación podría inhibir la asistencia de éstas a los centros escolares.

Abogó para que el gobierno de Nigeria, con el apoyo técnico de la comunidad internacional y de las instancias de derechos humanos, desarrolle e implemente una estrategia de prevención que evite la repetición de situaciones de ese tipo y contribuya a garantizar a las niñas su acceso seguro a la educación.

La legisladora perredista insistió que ante esa atrocidad no hay lugar para la resignación y exhortó a las autoridades a no cejar los esfuerzos para frenar esa violación masiva de derechos humanos que consume los sueños y acaba con el derecho a la vida, a la integridad físico-emocional y a la libertad de cientos de niñas.

"Reiteramos que las niñas nigerianas también son nuestras hijas y hermanas, por lo que exhortamos al gobierno de México a pronunciarse al respecto y a brindar su apoyo humanitario a las madres y familiares de las víctimas del masivo secuestro", externó.