Denuncian supuesto complot contra último gobierno de Berlusconi

El partido Forza Italia pidió hoy al gobierno aclarar las versiones del ex secretario del Tesoro estadunidense, Timothy Geithner, en el sentido de que en 2011 funcionarios de la Comisión Europea propusieron a Washington un plan para hacer caer al ejecutivo de Silvio Berlusconi.

En su libro "Stress Test" Geithner reveló que hubo un "golpe" tramado en Europa para derribar al último gobierno de Berlusconi, que no tenía ninguna credibilidad internacional y era considerado incapaz de afrontar la crisis financiera y económica que en 2011 se abatió sobre Italia.

Según el ex secretario del Tesoro de Estados Unidos, en el otoño de ese año "algunos funcionarios europeos nos contactaron con una trama para buscar obligar al premier italiano Berlusconi a ceder el poder".

"Querían que nosotros no apoyáramos los préstamos del FMI (Fondo Monetario Internacional) a Italia hasta que él aceptara irse", explicó.

Geithner dijo haber rechazado la propuesta y que al lado del presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, apuntó, en cambio, a favor de un plan para salvar a la UE y a la economía global.

Las revelaciones del libro llevaron a Forza Italia, el partido de Berlusconi, a pedir la apertura de una indagación sobre los hechos.

"De la América de (Barack) Obama arriba la prueba decisiva del golpe europeo contra Italia para abatir a Silvio Berlusconi. Tras esos hechos de 2011 en Italia la democracia ha quedado suspendida", declaró Renato Brunetta, jefe de la bancada de Forza Italia en la Cámara de diputados.

Pidió abrir una indagación parlamentaria y se dijo "sorprendido" de que ninguna fiscalía "haya abierto una investigación frente a la evidencia de un atentado contra la Constitución".

Según Brunetta, en 2011 "fue consumado un delito contra Italia" y "la democracia fue suspendida abatiendo un gobierno electo por el pueblo".

Señaló que tras haber resistido presiones durante meses, en noviembre de 2011 Berlusconi renunció "ante las amenazas gravísimas de que el sistema económico italiano habría sido barrido".

El ex primer ministro debió presentar su dimisión el 12 de noviembre de 2011, en medio de un ataque especulativo de los mercados contra Italia que llevó al desplome de las Bolsas de Valores de todo el mundo y a que las tasas de interés del país europeo quedaran fuera de control.

Berlusconi fue el último jefe de gobierno salido de las urnas, pues fue sustituido por el ex comisario europeo, Mario Monti, designado por el presidente, Giorgio Napolitano, en acuerdo con Europa y con las principales fuerzas políticas.

A inicios de 2013 Monti fue sustituido por Enrico Letta, cuyo gobierno de coalición nació igualmente a través de acuerdos parlamentarios arbitrarios por Napolitano.

En febrero pasado Letta fue hecho a un lado por el secretario general de su Partido Democràtico, Matteo Renzi, que tampoco fue electo, sino que llegó al gobierno a través de acuerdos parlamentarios.