Proyecta Perinatología capacitar en atención de salud de la mujer

El Instituto Nacional de Perinatología proyecta crear 10 centros regionales para capacitar al personal de salud en atención al embarazo y salud reproductiva, frente a los aún altos índices de mortalidad materna.

En conferencia de prensa, luego de realizar un recorrido con los medios de comunicación a las instalaciones, el director de la institución, Javier Mancilla, informó que este año se planea poner en funcionamiento cinco de estos centros.

Los programas que se desarrollarían en estos lugares serían atención integral del embarazo, manejo de urgencias obstétricas, nutrición preventiva y control metabólico, y atención integral de adolescentes a través de la formación de clínicas para este sector.

Además prevención de las enfermedades de transmisión sexual, vigilancia y promoción integral del niño durante los dos primeros meses de vida y otro más de prevención de estrategias.

El funcionario indicó que ya se tienen las estrategias y manuales listos para llevar la acción a nivel nacional, bajo la coordinación de la titular de la Secretaría de Salud, Mercedes Juan, quien "es una promotora entusiasta de estos programas".

Expuso que con el gobierno capitalino se trabaja para instalar dos de estos centros en el Distrito Federal, en Iztapalapa y Gustavo A. Madero, mientras que en el Estado de México se dispondría uno en Ecatepec y otro en Nezahualcóyotl, pues ambas entidades son las de más alto índice de mortalidad materna en el país.

Se trata, detalló, que estos centros se repliquen en todo el país, pues en algunos estados se requieren varios de estos sitios frente a la problemática de salud de las mujeres, al morir cada año mil féminas por complicaciones del embarazo, parto o puerperio.

Explicó que el proyecto surge luego de un estudio de intervención realizado a lo largo de tres años en Iztapalapa, en donde se encontró que 60 por ciento de las mujeres atendidas por embarazo tienen menos de 25 años de edad, 30 por ciento son adolescentes y de éstas dos por ciento son menores de 13 años.

De lo cual se desprende que de los dos y medio millones de embarazos que se registran en el país, unos 500 mil de ellos son de menores de edad y 25 mil de adolescentes de 13 años de edad o menos.

"Es muy importante el problema, pues en los últimos 30 años estuvimos con una frecuencia de 15 a 17 por ciento de embarazos de menores de 19 años, y de 2008 a 2012 esto ha crecido hasta casi 26 por ciento, de tal manera que se tienen que hacer acciones muy agresivas en planificación familiar y educación sexual", comentó.

Agregó que en Iztapalapa también se detectó que 15 por ciento de estas mujeres embarazadas, con condición económica baja, presentó desnutrición, 35 por ciento obesidad y más de 20 por ciento sobrepeso, lo cual representa un riesgo alto para el embarazo de más de 70 por ciento de mujeres atendidas en la demarcación.

Sin embargo, manifestó que en esa demarcación se logró bajar de 12 a menos de cinco por ciento la frecuencia de preclamsia, que es la elevación de la presión arterial relacionada con el embarazo y una de las principales causas de muerte materna en México.

En tanto la diabetes gestacional se redujo en esa población de estudio de 11 a menos de tres por ciento y el nacimiento prematuro de los bebés y de bajo peso disminuyó de 14 a siete por ciento, es decir a la mitad.

Ante ello, Javier Mancilla expresó que estos resultados pueden replicarse a nivel nacional a partir de un efecto cascada que se generaría con la capacitación de personal de salud para la aplicación de estos protocolos, que han demostrado que funcionan.