Enumera Correa logros sociales de gobierno al asumir nuevo mandato

El presidente ecuatoriano Rafael Correa enumeró hoy en Quito, en el acto ante la Asamblea Nacional (Congreso unicameral) donde juró por un nuevo período de gobierno, los logros sociales de su administración iniciada en 2007.

Correa inició un extenso discurso de posesión con una detallada descripción de los atractivos turísticos de su país y sorprendió a los presentes al señalar que "de seguro el Papa es argentino, probablemente Dios es brasileño, pero Ecuador es el paraíso".

Luego aseveró que Ecuador es una de las economías latinoamericanas más dinámicas, con un crecimiento promedio durante sus años de gobierno de 4.3 por ciento anual, superior al regional de 3.5 por ciento en el mismo período.

"En el periodo 2006-2012 hemos conseguido que más de un millón de ecuatorianos dejen de ser pobres", aseguró el jefe de Estado, quien agregó que "estamos para servir, para que aquí no manden pequeñas élites, peor poderes extranjeros, sino el pueblo ecuatoriano".

Indicó que la tasa de desempleo llega en la actualidad a 4.1 por ciento y recordó que uno de los logros de su administración fue "eliminar la explotación laboral legalizada", en referencia a la "tercerización" del trabajo.

También mencionó la obligación del aseguramiento social de todos los trabajadores y el aumento salarial, lo que permite que, por primera vez, "el ingreso familiar de un hogar ecuatoriano permita cubrir la canasta básica de consumo".

Correa destacó los logros de su gobierno en materia de superación de la pobreza y citó cifras de la Cepal para afirmar que la pobreza por ingreso cayó de 37.6 a 27.3 por ciento en sus años de gobierno, mientras que la pobreza extrema pasó de 16.9 a 11.2 por ciento.

Precisó que un millón de personas han dejado la pobreza en los años de su gobierno y recordó que la Cepal mencionó a Ecuador como el país que más redujo la desigualdad en América Latina en los últimos años.

Señaló que 40 mil personas discapacitadas fueron integradas al mercado laboral y seis mil familias cuentan con viviendas adecuadas para personas con capacidades diferentes, lo atribuyó al trabajo del ex vicepresidente Lenin Moreno.

El gobernante ecuatoriano enumeró entre sus logros la renegociación de la deuda externa y de los contratos petroleros, además de la duplicación de la recaudación tributaria a partir de 2007 gracias a la eficiencia del Estado y una menor evasión.

También apuntó que el gasto social pasó de 4.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2006 a casi un 9.0 por ciento el año pasado.

Correa recordó que el sector político que defiende el gobierno de la Revolución Ciudadana ha ganado nueve procesos electorales consecutivos y que 100 de los 137 miembros de la Asamblea Nacional pertenecen al oficialismo.

Criticó a los medios de comunicación que en el último tiempo implementaron un "linchamiento mediático permanente" del gobierno y enfatizó que "una mala prensa" perjudica a la democracia porque busca atentar contra el estado de Derecho.

Definió a la prensa como un poder fáctico "que acorrala al poder político, no busca la generación de opinión pública, sino imponer un estado de opinión".

"La libertad de expresión es de todos los latinoamericanos, no sólo de ciertos grupos de poder. Creemos en medios que expresen las distintas voces de la ciudadanía, en la democratización de espectro radioeléctrico y en una ciudadanía crítica", dijo Correa.

El mandatario ecuatoriano recordó en parte de su discurso la gestión en aras de la integración regional de los fallecidos presidentes de Argentina, Néstor Kirchner, y de Venezuela, Hugo Chávez, quienes fueron ovacionados por los presentes.

Calificó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte-IDH) como un instrumento de la política exterior de Estados Unidos y dijo que varios organismos, como la Organización de Estados Americanos (OEA), han perseguido a los gobiernos progresistas de la región.

"No permitiremos que la burocracia se coloque encima de nuestros estados, tampoco estamos dispuestos a ser colonia de nadie, jamás permitiremos una misión política de doble moral en nuestra región. Desde siempre, esta región es digna y soberana", subrayó.

Recalcó que "en Ecuador no se permite la tortura, la pena de muerte, aquí no existen aviones que matan a supuestos terroristas ni se invaden países. En Ecuador, como en todo estado de Derecho, se persiguen delitos y no personas".