Persiste la función hogareña de la mujer pese a su grado académico

Tener una familia, cuidarla y estar a cargo de la casa sigue siendo prioridad para las mujeres mexicanas pese a su grado académico y éxito alcanzado, señala el estudio Mujeres trabajando ¿Por amor o por independencia?.

En la investigación de Cinthia Cruz del Castillo, académica del Departamento de Psicología de la Universidad Iberoamericana, se le preguntó a un grupo de 100 mujeres de 40 años, en promedio, casadas y con hijos, con un grado académico de licenciatura y con trabajo, sobre las ventajas y desventajas de laborar fuera de casa.

Se observó que las principales ventajas de trabajar fuera del hogar son tener recursos propios, así como acceder a ciertos lujos y a cobertura médica.

Sin embargo se carece de tiempo suficiente para cuidar a los hijos y persiste la sensación de no cumplir con las expectativas de la sociedad en cuanto a la atención de la familia.

En el estudio exploratorio se encontró que las mujeres mexicanas ven al rubro de los hijos como la principal ventaja de quedarse a trabajar en casa, la posibilidad de cuidarlos, atenderlos y conocer sus necesidades, al estar al tanto de sus actividades y comportamiento.

A partir de esos resultados se puede afirmar que la mujer asume como su papel primordial la crianza de los hijos y como trabajar fuera de casa puede ser un obstáculo para cubrirlo.

La académica señaló que las mujeres de hoy intentan realizar otras actividades, involucrarse en cuestiones culturales y políticas, aunque en la mayoría de los hogares mexicanos hay una presión cultural y familiar que cuestiona todo el tiempo por qué no se es madre o cuidadora.

De manera independiente del nivel de escolaridad las mujeres continúan sintiéndose culpables por no estar en casa, no obstante de que disfrutan su quehacer en el ámbito público.

En el estudio se plantea que las madres son las principales promotoras de ese pensamiento pues no conciben la realización individual ni laboral de sus hijas y sólo ven la plenitud y desarrollo de éstas al convertirse en madres o cuidadoras de su familia.

Cuando las mujeres han optado por una realización individual y laboral se habla de personas con características diferentes.

Es decir, de personas que por lo general provienen de familias pequeñas donde sus padres les enseñaron a sentirse bien con ellas mismas, tienen alta autoestima y tuvieron procesos de socialización y experiencias de vida diferentes.

Esas mujeres tienen una gran riqueza cultural, no ven ligada la sexualidad a la reproducción y aprendieron a reconocer e identificar sus necesidades sexuales a temprana edad.

La investigación forma parte del libro Mujeres en transición: reflexiones teórico-empíricas en torno a la sexualidad, la pareja y el género, publicado por la Universidad Iberoamericana.

La obra reúne nueve textos de investigadoras de la UNAM, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, la Universidad Autónoma Michoacana, El Colegio de México y la Universidad Iberoamericana.