Indaga "Desde Malika Nasli" en transformación de la mujer del siglo XX

Una profunda reflexión en torno a la mujer del siglo XX y hasta nuestros días es la que comparte Sarita Romano Deweik en su debut literario "Desde Malika Nasli", novela intensa que se asoma a los procesos migratorios que han tenido que vivir las mujeres en el mundo para adaptarse a los nuevos tiempos, pese a sus limitaciones sociales, religiosas o culturales.

Venezonala de nacimiento pero mexicana por elección propia, Romano se tomó cerca de tres años para construir esta trama que por fin ve la luz y que refleja la transformación que ha vivido el género, a partir de la historia de "Juliette", una mujer judía, que nace en el Cairo.

Criada en el seno de una familia tradicionalista, "Juliette" tendrá que vivir varias migraciones, físicas y emocionales, para poder tomar las riendas de su vida.

En la novela, ella utiliza el recuerdo de su pasado, para tomar el control de su existencia y esa es parte de la transformación íntima por la que pasan las mujeres de cualquier parte del mundo, explica la autora, quien destaca la virtud de su protagonista al utilizar la nostalgia de lo vivido en beneficio propio.

En entrevista con Notimex, Romano destacó que "estamos viviendo en un mundo de muchos cambios, vertiginosos, con nuevos retos, como los que le tocó vivir a "Juliette", quien se ve obligada a viajar a otros países y a adaptarse a otras culturas".

En la novela, "Juliette" narra en primera persona este proceso de introspección, que da cuenta de cómo ha cambiado la mujer a lo largo de distintas generaciones, haciendo del relato un proceso compatido, que muestra cómo la mujer puede reinventarse a pesar de su contexto.

Lo que evidencia la novela, añadió Romano, es que la mujer tiene capacidad de elección, puede romper esquemas a pesar de las circunatancias que la limiten, y reinventarse, como la protagonista, a partir de pequeños actos cotidianos.

Sobre si es un relato biográfico, la entrevistada aclaró que no, que Juliette es un personaje de ficción, con una realidad diferente a la suya, que llegó a este país hace casi 30 años, pero por elección propia.

Ella en cambio, dijo, se vió obligada a emigrar y a sobreponerse a los cambios y a adaptarse, pues se da cuenta de que quien no se adapta se queda paralizado, "ella se transforma internamente, hay una migración geográfica pero también personal".

Y sobre ese proceso de adaptación, comentó que en su caso, aunque hubiera sido una especie de exilio voluntario, también vive el dolor de la pérdida, de las despedidas y de los reencuentros con los seres queridos, pero una vez aceptada esa condición, comienza la reinvención, que siempre será el mayor de los retos.

Y es que para la autora, "cuando uno decide mirar la soledad con cautela es cuando uno puede empezar a compartir y a dejar que otras personas entren en nuestras vidas".

La también promotora de lectura descubrió su gusto por la escritura desde pequeña, y lo cultivó por considear que así se ponen en orden ideas y emociones, tal como trató de reflejarlo en esta novela, y le ha sentado tan bien que ya está trabajando en una segunda novela.

Sin embargo, reconoció, un libro publicado no vuelve las cosas más fáciles porque se ella como autora se vuelve más exigente en las técnicas que emplea para llegar al público y poder compartirle lo que le quiere decir.

Además, recordó, cuando se crean los personajes, llega un momento en que alzan la voz y cuentan sus propias historias.

"A veces me levantaba y quería escribir algo pero el personaje te iba empujando a escribir otra cosa, y creo que esa es la aventura de la escritura, dejarnos llevar por los personajes, dejarlos hablar a ellos mismos", mencionó.

El libro está disponible en formato impreso y electrónico, pues igual que su protagonista ella ha decidido adaptarse a los nuevos tiempos, y aunque como lectora prefiere el papel, no opondrá resistencia a las nuevas formas de lectura.

Aunque no le gusta etiquetar su obra, Romano consideró que es un libro que pueden disfrutar y obtener algún aprendizaje mujeres que viven retos, pero en general, todas las personas que tienen una transformación íntima para tomar las riendas de sus vidas, y quienes no han migrado geográfica o personalmente.

El personaje los llevará a reflexionar sobre los cambios, los retos y la posibilidad de reinventarnos cada día, reto que vale la vida vivir, aseguró la autora, quien se apoya en la lectura para encaminar procesos de reflexión con niños y adultos, no para que la gente se identifique con los personajes, sino para que aprenda de ellos.