Elogia ministro alemán de Finanzas a Portugal por política de ahorro

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, elogió hoy a Portugal, país que anunció que dejará de utilizar los créditos europeos de salvamento para financiarse, lo que le permitirá recuperar el timón del país.

"Portugal ha utilizado bien los últimos tres años y ha aplicado amplias reformas", además "el anuncio de la terminación del programa demuestra nuevamente que el camino que escogimos es el correcto", manifestó Schäuble.

El funcionario alemán se refirió a la política de ahorro y de reformas de los países europeos en crisis para superar su exagerado déficit público; sin embargo, la posición de Alemania le ha valido duras críticas por parte de esos países en los últimos tres años.

Portugal recibió ayudas crediticias desde 2011 por 78 mil millones de euros para evitar la quiebra y desde entonces el gobierno aplicó dolorosas medidas de ahorro y recorte para bajar el déficit público, que le significaron a la población grandes privaciones y desempleo.

El timón del país lo llevó hasta ahora la Troika, que es la formación integrada por el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Unión Europea, que revisa la formulación del presupuesto portugués y dictamina la aplicación de mayores recortes y reformas.

La decisión de Portugal es el resultado de que la confianza en el país ha retornado en forma paulatina en los mercados de capitales, de forma que puede obtener el dinero que requiere para financiarse de esas fuentes, a través de la colocación de emisiones.

A su vez, eso es posible para Portugal, porque las tasas de interés que ofrece a los inversionistas por la compra de sus bonos son de nuevo razonables. Mientras estuvo la crisis en su apogeo, las tasas que le demandaban los mercados eran casi prohibitivas.

El caso de Portugal lo abordarán este lunes en Bruselas los ministros de Finanzas de la zona del Euro. Los otros dos países que tomaron esa decisión antes que Portugal fueron Irlanda y España.

Portugal es el tercer país europeo afectado por el riesgo inminente de la quiebra estatal, que abandona el programa crediticio de salvamento que puso a disposición la Unión Monetaria a cambio de fuertes medidas de ajuste presupuestal.

El gobierno de centro-derecha de Portugal tomó el domingo la decisión de no pedir nuevos créditos procedentes de ese programa a partir del 17 de mayo, cuando termina el último tramo de la ayuda que solicitó.

El país logró el año pasado por primera vez en mucho tiempo un superávit en su presupuesto público, sin tomar en cuenta los enormes costos del servicio de la deuda y de las inyecciones de recursos financieros que recibieron sus bancos.

El país del grupo de 18 que integran la Unión Monetaria, y que sigue con muchos problemas es Grecia con una deuda de 240 mil millones de euros.

Se propone dejar de gestionar la ayuda crediticia europea de salvamento a partir del 2016 para intentar financiar su presupuesto público por medios de la colocaciones de emisiones de deuda en los mercados inversionistas y de capitales.