Oliver Kahn fue el mejor portero en Corea-Japón 2002

Luego de llorar la derrota ante Brasil en la final de la Copa del Mundo Corea del Sur-Japón 2002 y tras perder sus guantes al término del encuentro, el arquero de la selección alemana, Oliver Kahn, fue reconocido con el premio "Lev Yashin".

El reconocimiento que otorga la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) al mejor arquero de la justa del orbe recayó en esta competencia en el guardavallas germano, quien tuvo buenas actuaciones a lo largo de la competencia.

Kahn participó en siete encuentros del equipo europeo en la justa mundial, de los cuales mantuvo intacto su arco en cinco ocasiones, en una recibió un gol (1-1 con República de Irlanda) y dos en la final, los que impidieron a "La Mannschaft" coronarse.

Aunque nada pudo hacer para llevar a su equipo al título mundial, fue galardonado y con ello olvidó un poco que un aficionado brasileño se llevó sus guantes.