Expresan temores trabajadores de la industria automotriz venezolana

El dirigente sindical Rubén Peña señaló hoy que miles de trabajadores de la industria automotriz están preocupados por la grave crisis que por falta de insumos atraviesa el sector, y que amenaza con dejarlos sin sus empleos.

Peña, secretario general del Sindicato de Trabajadores Automotrices del central Estado Carabobo (Sintra-Carabobo), indicó a Notimex que el problema estriba en que los ajustes cambiarios crean dificultades para la importación de materiales y componentes.

Destacó al respecto que la parálisis en la liquidación de divisas ocurrida a finales de 2013 impidió a las automotrices colocar nuevos pedidos de material de ensamblaje y al agotarse los inventarios se provocaron paralizaciones forzosas.

"La industria Venezolana de Emsamblaje (Iveco) suspendió sus ensamblajes en el país y Ford Motors de Venezuela anunció una pérdida de alrededor de 350 millones de dólares, tras la instrumentación del nuevo sistema cambiario", dijo Peña.

Agregó el sindicalista que la planta de Iveco no es la única paralizada, sino también Toyota de Venezuela, empresa que acumula casi tres meses sin ensamblar autos, y la Chrysler que detuvo su producción tres semanas atrás.

Señaló que representantes de las empresas paralizadas han comunicado a los trabajadores que la reactivación de las mismas depende de la cancelación de la deuda con las casas matrices y de la emisión de permisos para importar el material de ensamblaje conocido como Meiv.

Las automotrices privadas que confrontan problemas por la falta de material para ensamblaje, adeudan a sus proveedores 1.8 mil millones de dólares, y hasta tanto no se les cancele no podrán despachar nuevos pedidos a Venezuela, observó el sindicalista.

Peña observó que los trabajadores de la industria automotriz solicitan al gobierno nacional la derogatoria del decreto presidencial 625, emitido en diciembre pasado, según el cual toda la producción de vehículos debe ser entregada a los concesionarios.

"Ese decreto no puede traducirse en la pérdida de beneficios contemplados en las convenciones colectivas que establecen un 'cupo' o cuota sindical de vehículos para cada trabajador de la industria que desee poseer un automóvil", aseguró Peña.

El dirigente obrero recalcó que el mencionado instrumento legal favorece además la libre importación de vehículos y atenta contra la producción nacional, y que de no derogarse, miles de trabajadores de la industria quedarán cesantes en el corto plazo.