Católico ferviente, Varela relevará a presidente Martinelli en Panamá

Católico ferviente y simpatizante de grupos guerrilleros centroamericanos durante su juventud, el vicepresidente Juan Carlos Varela ganó hoy como opositor la presidencia de Panamá para relevar a su ex aliado Ricardo Martinelli a partir de julio.

Varela, postulado por los derechistas Partido Panameñista (PPA, del cual es máximo dirigente) y del minoritario Partido Popular (PP), ganó los comicios generales este domingo en contra de los pronósticos de las encuestas que lo colocaban en tercer lugar.

Durante su campaña electoral, Varela, quien se convertirá en el vigésimo quinto presidente de Panamá a partir del 1 de julio, prometió "revisar inversiones, gastos; se verá qué fondos fueron manejados irregularmente".

El vicepresidente, un ingeniero de 50 años de edad (12 de diciembre de 1963), fue informado la noche del domingo de su triunfo por el presidente del Tribunal Electoral (TE), Erasmo Pinilla, al mostrarse una tendencia irreversible.

Casado con Lorena Castillo, una ex reina de carnaval y periodista, con quien educa a Giancarlo (20 años), Adrián (17) y Stefan (11) ganó la presidencia aún en contra de figuras históricas de su partido como la ex presidenta Mireya Moscoso (1999-2004) que apoyó el oficialismo.

A quien se lo pregunta, Varela responde que fue marcado por los movimientos guerrilleros de Centroamérica, de los cuales fue simpatizante sobre todo del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) para quien hacia colectas de dinero en el colegio.

"Mi formación viene mucho de lo social, de los jesuitas", indicó Varela, quien simpatiza también con el "Opus dei" y quien reveló que en su juventud profundizó en estudios de la teología de la liberación.

Varela, en cuya muñeca izquierda luce siempre una pulsera con símbolos católicos, intentó en 2009 llegar a la Presidencia, pero su candidatura por el PPA la cedió a favor de Martinelli.

Por diferencias políticas relacionadas con la supuesta negativa del gobernante de apoyar las aspiraciones presidenciales de Varela, el vicepresidente fue destituido del cargo de canciller el 30 de agosto de 2011 para romper una alianza de gobierno.

Sin lograr aglutinar a todas las fuerzas de su Partido -como Moscoso, quien se decantó por el oficialismo-, Varela adelantó que el próximo gobierno deberá trabajar con base en consensos.

En el último tramo de la campaña electoral, el candidato del PPA y PP fue objeto de señalamientos de que recibió financiamiento de dineros ilícitos aunque en todo momento, el candidato rechazó esos cargos difundidos por un diario estadunidense.

Dueño de la firma licorera Varela Hermanos, Varela se proyectó como forjador de las principales obras sociales y de infraestructura impulsadas por Martinelli, entre ellas la entrega de un bono de 100 dólares a los mayores de 70 años y el metro.

Por esa afirmación, Varela -quien en su campaña uso fotografías acompañado del presidente- fue señalado por Martinelli de pretender apropiarse de logros ajenos e incluso el mandatario le endilgó el mote de "botellón" (servidor público que no trabaja).

Varela también prometió que continuará las obras sociales y de infraestructura lanzadas por Martinelli, con una fuerte inyección económica, debido a que las estimaciones oficiales apuntan a una disponibilidad de fondos de 19 mil millones de dólares en cinco años.

La propuesta más polémica de Varela es la relacionada con la regulación y congelamiento en el precio de 22 productos de la canasta básica a partir del 1 de julio con el fin de evitar que 600 millones de dólares vayan a manos de los especuladores.

Su oferta generó que el oficialismo para desacreditarlo aludiera a la crisis de alimentos en Venezuela -causada por la supuesta regulación de precios- en momentos en que Martinelli está peleado con el presidente venezolano Nicolás Maduro.