Expertos preparan estudio para evitar sobreexposición a quimioterapias

Expertos en cáncer de mama prevén entregar a más tardar en 2015, los resultados de un estudio para que la Secretaría de Salud considere la aplicación de una prueba genómica, que evite la sobreexposición a la quimioterapia a mujeres con ese mal.

Destacaron que en México, en al menos 30 por ciento de los casos es necesario cambiar la terapia que se aplica en la fase inicial de esta enfermedad, y en España se sabe que 50 por ciento de las mujeres que se pensaba necesitarían quimioterapia, realmente no lo requieren.

Expusieron que el análisis busca demostrar el costo eficiencia del tamiz que analiza 21 genes del tumor de senos, el cual permite predecir el comportamiento que tendrá la enfermedad, para poder aplicar tratamientos personalizados.

En rueda de prensa, luego de una reunión de oncólogos de América Latina para analizar los avances de la prueba Oncotype DX, señalaron que esto beneficiaría a las 20 mil 500 mujeres que cada año se diagnostican con cáncer de mama en el país.

A decir de los expertos, se pretende que esta prueba se encuentre en el corto plazo en el sector público de salud, pues en estos momentos solamente se encuentra en el privado, a un costo que oscila entre los tres mil y cuatro mil dólares.

La investigadora del Instituto Nacional de Cancerología, Cynthia Mayte Villareal Garza, opinó que se está sobre exponiendo a las pacientes al tratamiento de quimioterapia, pues "al tener la prueba hemos visto que 30 por ciento de los casos no necesitaban ese tratamiento y se tuvo que modificar la estrategia para tratamientos hormonales o de otro tipo.

"Se hizo un estudio de costo efectividad y se están analizando los resultados para ver cuánto nos ahorramos en no dar tratamientos que no van a dar resultados, aunque la prueba sea costosa en un inicio hay que ver si es costeable en el sector público", expresó.

Al respecto, el especialista Horacio Astudillo comentó que al utilizar la prueba genómica se pueden ahorrar recursos en el área de quimioterapia y reorientar el presupuesto a tratamientos que serían más efectivos para las pacientes.

"El paradigma del tratamiento de cáncer de mama está cambiando y ha evolucionado hacia métodos que los van haciendo más selectivos; hoy dar un tratamiento implica antes que nada, evaluar la dimensión del daño molecular y de esta manera predecir para personalizar el tratamiento".

"Parte de esta ruptura de paradigma han sido las huellas genómicas que se tienen con esa prueba", destacó el doctor mexicano Horacio Astudillo.

Dio a conocer que en México, entre 60 y 90 por ciento de mujeres con cáncer de seno en etapa inicial se les trata con quimioterapia, la cual tiene un costo aproximado de 154 mil pesos por paciente durante el primer año, basándose en seis ciclos.

La mitad de los oncólogos mexicanos han tenido contacto con esta prueba de diagnóstico y conocen los beneficios que con ella se pueden obtener.

A su vez, el especialista español José Ángel García, quien participó como ponente en el encuentro manifestó que en Madrid, España, esta herramienta ya se encuentra en los servicio de salud público y ha tenido buenos resultados.

"El 50 por ciento de las mujeres, la mitad de las que tú crees que necesitan quimioterapia, después de la prueba no la necesitan; pero también son importante las otras pacientes que crees que no van a necesitar quimioterapia y que con un tratamiento hormonal es suficiente, porque se ha visto que casi 12 por ciento sí deberían recibirla", añadió.

Explicó que "la plataforma genómica es capaz de identificar el riesgo del tratamiento que necesitan en las dos direcciones, nos ayuda a saber cuándo no y cuando sí se debe aplicar la quimioterapia".