Reconoce honor y desafío primer embajador chileno de origen mapuche

El trabajador social Domingo Namuncura entiende que su designación como embajador de Chile en Guatemala es un desafío, una responsabilidad y un honor, al ser el primer representante diplomático del país, de origen mapuche.

Domingo Namuncura pertenece a una estirpe familiar mapuche, que con presencia en ambas laderas de la Cordillera de Los Andes, el Wallmapu -el país mapuche-, reconocido por España y arrasado por los estados chileno y argentino en una guerra de exterminio (1860-1885).

Pertenece a la familia Namuncura (Pie de Piedra, en mapudungun) y entre sus acendientes está el histórico lonco (jefe y líder mapuche argentino) Calfukurá (1770-1873), que luchó contra la ocupación de sus territorios por el ejército argentino.

Su designación por parte de la presidenta Michelle Bachelet constituye una señal de reconocimiento de la multiculturalidad de Chile, al reconocer la presencia mapuche en el país, que representa de un nueve al 10 por ciento de la población y parte relevante de su historia y presente.

"Desde 1818 a la fecha en Chile se han nombrado mil 145 personas, en rangos de Embajador, Encargados de Negocios de Chile, en países extranjeros. De ellos 27 han sido mujeres, la primera en 1947 y en el actual gobierno de la presidenta Bachelet serán designadas 10 mujeres", indicó.

"Pero en estos mil 145 altos funcionarios del servicio diplomático nunca se había nombrado a un profesional de origen mapuche, por lo tanto es una señal importante, que la presidenta quiere dar en el sentido de fortalecer el compromiso del gobierno con el mundo indígena", agregó.

Namuncura recordó que en lo que se refiere al tema indígena, el programa presidencial que llevo al gobierno a la coalición de la Nueva Mayoría y a la presidenta Michelle Bachelet establece entre otros criterios la inclusión y la participación del mundo indígena en el Estado.

De esta forma, la designación de un embajador de origen indígena es una señal que implica abrir el escenario también a aquellos ámbitos en los cuales los indígenas nunca han participado, señaló.

Es una responsabilidad enorme, indicó el embajador, que asumirá su cargo en junio próximo, "pues un embajador representa no solo a la presidenta y al Gobierno, representa al Estado de Chile, al pueblo chileno, llevando conmigo el sello, la identidad de ser mapuche".

Por otro lado, su designación en Guatemala representa "tender un puente hacia una realidad indígena muy rica, donde 41 por ciento de su población provienen de 21 pueblos originarios, lo que implica un amplio contexto cultural y étnico".

"Otro aspecto destacable es que una parte importante de la población indígena de Guatemala, proviene de la herencia de la civilización maya, una civilización milenaria, una de las pocas civilizaciones en el mundo que tiene escritura, tiene tradición oral y tradición escrita", indicó.

Por lo tanto, concluyó el embajador "hay mucho que aprender, mucho que conocer, hay mucho que reconocer, por lo que mi primera disposición es llegar al país con mucha humildad y respeto y con la idea de compartir lo que es nuestra propia diversidad cultural".

"Guatemala aumento sus exportaciones a chile en un 17 por ciento en los dos últimos años y nosotros tenemos también que intensificar nuestro intercambio con ellos, tanto en lo comercial como en la cooperación en el sector minero" y procesos de tecnología informática, dijo.

Y una de sus primeras actividades en el país centroamericano sería la realización, en agosto próximo, de un congreso minero que examinará la experiencia tecnológica entre empresas de ambos países.