El cine chicano sigue luchando por su existencia: Luis Valdez

El cineasta Luis Valdez (Delano, California, 1940), quien se encuentra en esta ciudad para participar en el Primer Festival de Cine Documental Chicano/Latino: una Retrospectiva, aseguró que el cine chicano sigue vigente y lucha por su existencia aunque el panorama no siempre es alentador.

Pionero del movimiento chicano, Valdez presentó anoche su filme "Fiebre Latina" (Zoot Suit, 1981) en la Sala Salvador Toscano, de la Cineteca Nacional, donde aprovechó para conversar con el público sobre la lucha que tanto él como otros realizadores siguen teniendo para seguir contando las historias de los latinos en Estados Unidos.

"Tratamos de mantener nuestros ideales, gente como Gregory Nava (Selena) o Jesús Salvador Treviño (Bones) han tenido muchos éxitos, pero no ha sido fácil porque han tenido mucha competencia, además creo que el punto de vista de los chicanos no es bien visto por los productores estadunidenses porque lo ven con cierto recelo", expresó el director.

Indicó que en su caso, pensó que luego de que su cinta "La bamba" (1987), que ganó más de 100 millones de dólares en todo el mundo, se le iban a abrir las puertas, "pero eso no ocurrió, pues aunque sí tuve algunas propuestas no me interesaron porque estaban fuera de mi línea, yo prefería realizar mis propios proyectos".

Afortunadamente, hay una nueva generación de realizadores interesados en el movimiento latino, un ejemplo es el mexicano Diego Luna y su película "César Chávez", pero son muy pocos los inversionistas interesados, "no hay escases de ideas, pero sí de apoyos".

Sobre su filme "Fiebre Latina" indicó que su principal interés era mostrar al pachuco original y darle un poder, "yo no quería demeritar o mostrar el lado negativo que muchas veces se le adjudicó a los pachucos".

Recordó que hace dos años vino a México a presentar "Zoot Suit" con la Compañía Nacional de Teatro, "fue una experiencia muy enriquecedora porque el equipo que me acompañó en aquella ocasión es muy talentoso".

"Zoot Suit" expone la intolerancia racial padecida por la comunidad de origen mexicano en Los Ángeles, California, durante la Segunda Guerra Mundial. Valdez se inspiró en la noticia del asesinato cometido en Sleepy Lagoon en 1942, que condujo a la injusta condena de 12 jóvenes pachucos, lo que originó violentos enfrentamientos entre grupos de jóvenes mexicano-estadounidenses y soldados.

Se trata de un drama musical, llamativo en vestuario, imágenes y música, en el que predomina los trajes típicos de pantalones con cintura alta o de tiro alto, amplios y acampanados, la recreación de los años 40 y los arreglos musicales y vocales de Daniel Valdez, Dan Kuramoto, Alberto Rosas y Sam Cronk.