Fabien Barthez recibe "Premio Yashin" en Francia 1998

Fabien Barthez fue pieza fundamental para que la selección de Francia conquistara su primer título en la historia de las Copas del Mundo, ante su afición en 1998, y fue reconocido con el "Premio Yashin" al mejor portero de la justa.

Recordado por su calva, que fue besada varias veces en señal de buena suerte por su compañero Laurent Blanc, Barthez solo recibió dos tantos en los siete partidos que disputaron "Les Bleus" en el certamen gracias a sus atajadas e intervenciones.

En primera ronda solo el danés Michael Laudrup pudo superarlo y fue con un tanto de penalti en el tercer choque de la fase de grupos, el 24 de junio en el estadio Gerland, de Lyon, en la victoria 2-1 del local, tras dejar en blanco a Sudáfrica (3-0) y Arabia Saudita (4-0).

Mantuvo invicto su arco en octavos de final ante Paraguay (1-0) y en cuartos contra Italia (0-0 en los 120 minutos que se jugaron), encuentro donde el combinado local ganó 4-3 en tanda de tiros desde el manchón penal.

Fue el croata Davor Suker, "Bota de Oro" del certamen con seis anotaciones, el único que pudo marcarle gol en jugada al adelantar a los balcánicos en semifinales, el 8 de julio en el Estadio de Francia, aunque Liliam Thuram hizo dos para la voltereta gala. En la final volvió a cerrar la cortina para el 3-0 ante Brasil en el título francés.