Sector siderúrgico mexicano se suma al ordenamiento de mercado global

La industria siderúrgica mexicana se ha sumado al ordenamiento del mercado mundial, señaló el director general de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero), Salvador Quesada Salinas.

Lo anterior, con el fin de hacer frente a las prácticas depredatorias como la elusión, el dumping y la comercialización con precios artificiales.

Así, la industria siderúrgica mexicana toma el camino que ya recorren países como Brasil e incluso China, refirió el directivo en un comunicado.

Quesada Salinas dijo que las empresas del sector confían en que la actuación de las autoridades de economía llevará a un ordenamiento del mercado del acero, afectado por el crecimiento desmesurado de las importaciones desleales.

Tal situación ha ocasionado afectaciones a la plantilla de empleo y a los programas de inversión de las empresas por más de 10 mil millones de dólares.

Por ello, continúa, además de la solicitud de investigación presentada por Altos Hornos de México (AHMSA) y admitida por la Secretaría de Economía (SE), empresas del sector siderúrgico mexicano han presentado o presentarán también demandas contra distintos países por diversos productos.

En el caso de esta demanda, abundó, la importación ilegal de más de 140 mil toneladas de placa en hoja procedentes de Rusia y Ucrania representó la elusión de cuotas compensatorias y evasión de impuestos por más de mil millones de pesos, más multas, recargos y actualizaciones.

Al respecto, Quesada Salinas indicó que la Canacero espera que el gobierno federal, a través de la Unidad de Prácticas Comerciales internacionales (UPCI), acelere las acciones necesarias para reordenar el mercado del acero.

La industria del hierro y el acero en el país genera al menos 720 mil empleos, por lo que es importante asegurar que una competencia equilibrada y en términos leales con los productos provenientes del exterior, expuso.

El directivo agrega que mientras el déficit de la balanza comercial del acero mexicano creció 279 por ciento en 2012, la producción nacional se mantuvo estancada y las importaciones desde países sin tratado comercial crecieron 170 por ciento, en su mayoría mediante el comercio desleal.

Ante esta situación, en el mercado internacional se han adoptado medidas para enfrentar el fenómeno, provocado por un superávit de 320 millones de toneladas, resultado de la crisis en Europa y la desaceleración en Asia.