Consideran un logro que mexicano aceptara asesinato de agente de EUA

Autoridades de Estados Unidos calificaron hoy como un logro importante en el esfuerzo por lograr justicia que el mexicano Julián Zapata Espinoza se declarara culpable de asesinar a un agente federal estadunidense en 2011.

"El anuncio de hoy es un logro importante en el esfuerzo de que se haga justicia" y permite honrar el "servicio y sacrificio" de los agentes, señaló en un comunicado el director del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), John Morton.

El director asistente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), Ronald Hosko, sostuvo por su parte que un ataque contra un agente federal "es un ataque contra todos los agentes federales".

El agente federal estadunidense Jaime Zapata, quien falleció a los 34 años de edad, trabajaba para el ICE y cumplía una comisión en México cuando fue asesinado en febrero de 2011.

Zapata fue sorprendido, junto con su compañero Víctor Ávila, por desconocidos armados cuando ambos viajaban en una camioneta blindada sobre la carretera federal 57 en el central estado mexicano de San Luis Potosí. Ávila resultó herido en el ataque.

El ICE indicó que cuando los agentes intentaron identificarse como diplomáticos de la embajada de Estados Unidos en México, los hombres armados les dispararon.

Zapata Espinoza y otros cinco miembros sospechosos de pertenecer al cártel de los Zetas, fueron detenidos en México alrededor de una semana después del suceso.

Las autoridades mexicanas extraditaron a Zapata Espinoza a Estados Unidos, bajo los cargos de homicidio y uso de arma para cometer crimen violento.

Según las investigaciones, el agente Zapata luchó con sus agresores cuando intentaban sacarlo del vehículo y le dispararon por lo menos tres veces a través de la ventanilla del automóvil, que había sido dejada abierta accidentalmente.