"La edad atómica", un retrato de la adolescencia, llega a la Cineteca

Entender, descubrir y aceptar la adolescencia de los jóvenes parisinos, es lo que muestra "La edad atómica", ópera prima de la cineasta francesa Héléna Klotz, que llegará a la Cineteca Nacional el próximo 2 de mayo.

La adolescencia es una de las etapas más traumáticas de la vida. Incomprensión, rebeldía, interrogantes, presiones sociales, transformaciones físicas y psicológicas desagradables e inesperadas, búsqueda de identidad y de un lugar en el mundo.

Un cúmulo de experiencias que han sido retratadas por el cine en incontables ocasiones, sin embargo, la aproximación de Heléna Klotz al tema en "La edad atómica" (L´âge atomique), escapa del lugar común que suele idealizar la juventud feliz o bien presentar al adolescente como un rebelde sin causa.

De la mano de actores no profesionales que Klotz halló en las calles de París, construye un viaje abstracto, a la interioridad, a los sentimientos en la figura de un par de jóvenes que buscan descubrirse a sí mismos y sobre todo descubrir en qué se convertirán, en un mundo que no les ofrece muchas opciones.

"Víctor" y "Rainer" quieren, como todo adolescente, crecer, que les sucedan cosas, ser dueños de sus vidas y es así como deciden internarse en la vida nocturna de un París decadente, oscuro e incluso peligroso, lejano a aquel París del glamour, el lujo y la belleza de las revistas de moda. Una ciudad cruel y fría donde la frustración puede transfomarse en un colapso emocional.

Escrita por la propia Klotz, y rodada en tan sólo dos semanas y con un escaso presupuesto, la película fue reconocida con el Premio FIPRESCI en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 2012, así como con el Premio Jean Vigo a la Mejor Ópera Prima en el mismo año.

Héléne Klotz comenzó su carrera como asistente de dirección en teatro y luego trabajó como encargada de casting en varios largometrajes. Su primer corto, "Le Léopard ne se deplace jamais sans ses taches" (2003) fue seleccionado en el Festival de Locarno.

Tras esta primera incursión, dirigió un documental sobre sus padres, los cineastas Nicolas Klotz y Elisabeth Perceval, "Les Amants cinema" (2006), "Genevilliers" 07/08 (2007), y varios videoclips. "La edad atómica" es su primer largometraje de ficción y el primer capítulo de una trilogía sobre la juventud.