Poder Judicial ejerce funciones en plena libertad, asegura Silva Meza

El país cuenta con un Poder Judicial que ejerce sus funciones en plena libertad e independencia y se desempeña con profesionalismo y disciplina, afirmó el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal, Juan Silva Meza.

El magistrado reconoció que el Poder Judicial de la Federación estimula la crítica y la autocrítica, y hace de la impartición de justicia un servicio de la mayor envergadura para mantener el Estado de derecho y la paz social.

Durante la entrega de la Distinción al Mérito Judicial "Ignacio L. Vallarta" al consejero de la Judicatura, César Esquinca Muñoa, Silva Meza destacó que esas características constituyen el mérito de quienes integran actualmente la Judicatura Federal.

Recordó que como presidente de la Suprema Corte en 1877, Ignacio L. Vallarta renunció siete meses antes de concluir su encargo "en reacción a las presiones gubernamentales indebidas e injerencias respecto de los nombramientos de jueces y magistrados".

De ahí la trascendencia de la vida y obra de Ignacio L. Vallarta, como personaje emblemático en la defensa de la independencia judicial, destacó en la sede del Consejo de la Judicatura Federal.

Sobre la trayectoria del magistrado César Esquinca Muñoa, quien recibió la medalla al Mérito Judicial referida, Silva Meza comentó que muchas generaciones de estudiantes y profesionales del derecho han enriquecido sus conocimientos con el aporte del homenajeado.

Resaltó que debido al impulso de Esquinca Muñoa, el Instituto de la Judicatura Federal ha consolidado un liderazgo, por la calidad de sus actividades, lo que se refleja en la existencia de servidores públicos altamente competitivos profesionalmente.

"La colaboración de César Esquinca Muñoa ha sido muy importante para lograr que el Instituto Federal de la Defensoría Pública sea hoy una institución jurídica imprescindible para sectores sociales especialmente vulnerables", expresó.

En su oportunidad, Esquinca Muñoa agradeció el reconocimiento, y sostuvo que no hay justicia sin firmeza, sin clemencia, sin autenticidad, "pero sobre todo, sin libertad".

En su discurso, hizo alusión a algunas anécdotas del inicio de su carrera judicial, y dijo que su capacidad de indignación ante la injusticia en cualquier orden "sigue intacta".