Indigna absolución de gendarmes acusados de muerte de 81 reos chilenos

Varios incidentes violentos se produjeron hoy ante la indignación por el fallo absolutorio de un juez chileno a favor de ocho gendarmes imputados por la muerte de 81 reos de la cárcel de la comuna de San Miguel, en el sur de Santiago.

Familiares de los reos que murieron en el incendio que se produjo en el penal el 8 de diciembre de 2010, agredieron a los funcionarios, al conocer que fueron absueltos de las acusaciones de "cuasi delito reiterado de homicidio y lesiones".

"Este tribunal ha decidido de forma unánime absolver (a los imputados) de todos y cada uno de los cargos formulados en su contra por parte del Ministerio Público y los querellantes", quienes deberán pagar los costos del proceso, indicó el juez José Manuel Rodríguez.

"No fue probado un presunto ánimo de dolo homicida en los imputados", agregó.

De acuerdo con las acusaciones, el siniestro se produjo en una de las torres del penal durante una pelea entre reos, y los guardias no permitieron, durante un largo rato, la salida de los internos, además de que no funcionaban los equipos contra incendios.

La Fiscalía pedía cinco años de cárcel para los centinelas Fernando Andrés Orrego Galarce, Francisco Javier Riquelme Lagos y José Francisco Poblete Valverde.

Además pedía siete años de presidio para el coronel Carlos Enrique Bustos Hoffman, ex director regional de Gendarmería; el teniente coronel Jaime Ernesto San Martín Vergara, asesor de la dirección regional de Gendarmería.

También se pidieron cinco años contra el coronel Segundo Arnoldo Sanzana Barría, alcaide de la Cárcel de la populosa comuna de San Miguel.

También se solicitaron seis años de presidio contra el teniente coronel Patricio Alex Campos Tapia, jefe de régimen interno en la cárcel de San Miguel, y el subteniente José Alexis Hormazábal Sánchez, jefe de turno.

Tras darse a conocer la sentencia, decenas de familiares de los reclusos fallecidos que habían llegado hasta el recinto judicial reaccionaron con indignación alegando que Gendarmería "puede asesinar impunemente" y rompieron los ventanales para tratar de ingresar al lugar.