Nobel de Química pide a Caribe asumir acciones contra cambio climático

El premio Nobel de Química, Mario Molina Pasquel y Henríquez, pidió a los países integrantes de la Asociación de Estados del Caribe estar alerta y asumir acciones contra el cambio climático.

Al participar en la VI Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe, indicó que el cambio climático "es una realidad pese a estar rodeado de mitos".

Expuso que el debate en torno al cambio climático está dominado "por una campaña o varias campañas muy bien financiadas y planeadas por grupos de interés y son campañas de desinformación para desprestigiar la ciencia del cambio climático".

Uno de los primeros mitos que lo rodean corresponde a su existencia, dado que hay científicos que han puesto en duda el cambio climático, refirió.

Sin embargo, manifestó que "la realidad es que hay un consenso extraordinario entre los expertos que se ha visto en estudios, con encuestas que demuestran que hasta 97 por ciento de los expertos está de acuerdo en que el clima está cambiando".

De eso, aseguró, no cabe duda, pero además hay una gran probabilidad de que parte de esos cambios se debe a actividades de la sociedad.

Añadió que otro "mito es que los problemas asociados a la sustentabilidad, como el cambio climático, son del futuro, para finales del siglo, y que van a afectar a nuestros hijos o nuestros nietos, pero eso tampoco es cierto, ya los tenemos encima de nosotros".

Un "mito" más corresponde al calentamiento global, pues "si bien es cierto que el cambio promedio en el temperatura del suelo es relativamente pequeña de 0.5 a 0.8 de grados Fahrenheit, lo cierto es que ya es muy evidente lo que llamamos extremos de clima, lo que provoca algunos desastres naturales, aunque ya no son tan naturales".

Hay quienes no estaban muy convencidos de esos extremos de clima asociados al cambio climático, pero ahora vemos inundaciones, sequías y lluvias de gran intensidad, lo que a su vez está asociado a la quema de material fósil y la deforestación, refirió.

"Otra de las ideas que comúnmente se exponen es que no podemos asumir medidas para revertirlo, pues sería carísimo para la sociedad, sin embargo, hay consensos muy claros de los economistas de la necesidad de uso de las energías que no cuestan", indicó.

Molina planteó que es necesario "entender y considerar estos riesgos, pues existe entre 10 y 20 por ciento de probabilidad de que la temperatura promedio del planeta suba cinco grados y eso sería altamente preocupante".