Reiniciará EUA transferencia de detenidos en prisión de Guantánamo

Estados Unidos reiniciará la transferencia a Yemen de algunos detenidos en la prisión de Guantánamo, anunció hoy el presidente Barack Obama, y renovó su llamado al Congreso para permitir su cierre.

"No existe justificación más allá de lo político para que el Congreso nos impida cerrar una instalación que nunca debió abrirse", dijo el mandatario en un discurso pronunciado aquí, en el que delineó la nueva estrategia antiterrorista de su gobierno.

Obama recordó cómo durante la administración del presidente George W. Bush el Congreso aprobó la transferencia de 530 detenidos en Guantánamo, y cómo John McCain apoyó el cierre de la prisión como candidato presidencial en el 2008.

El mandatario dio a conocer que ha pedido a los departamentos de Justicia y Defensa designar un sitio en Estados Unidos donde algunos de los 166 presos detenidos en Guantánamo puedan ser sometidos a juicios ante cortes militares.

A la vez anunció el fin de la moratoria para la transferencia a Yemen de la mayoría de los 67 detenidos que han sido declarados libres de culpa por el gobierno, aunque dijo que este proceso se hará caso por caso.

A la vez, dijo que su gobierno trabajará con terceros países para que acepten a algunos de los detenidos, a quienes sus propios gobiernos les han negado su reingreso.

Al hablar en la Universidad Nacional de Defensa, Obama citó además el impacto económico de la operación de Guantánamo, en momentos en que el gobierno enfrenta severos ajustes en su gasto.

"Cada año gastamos 150 millones de dólares para mantener en prisión a 166 personas, casi un millón de dólares por prisionero, y el Departamento de Defensa estima que necesitaremos gastar otros 200 millones para mantener Guantánamo abierta", dijo.

Durante su intervención, el mandatario fue interrumpido en tres ocasiones por una activista de la organización Code Pink, quien criticó a voz en cuello la política de su gobierno respecto a esa prisión.

En las primeras dos ocasiones el mandatario pidió a la mujer que le permitiera terminar su discurso, y en la tercera decidió esperar por casi medio minuto hasta que la mujer fue retirada de la sala.

Visiblemente perturbado, el mandatario confesó haberse salido de su guión, "pero creo que la voz de esa mujer merece ponerle atención, aunque obviamente no estoy de acuerdo con mucho de lo que dijo".

El cierre de Guantánamo fue uno de los tres pilares delineados por el mandatario como parte de la nueva estrategia, que dijo "definirán el tipo de nación y mundo que dejaremos a nuestros hijos".

El primero será finalizar el trabajo de derrotar a Al Qaeda y sus fuerzas asociadas.

En este punto Obama defendió el uso de drones para eliminar a terroristas, incluso estadunidenses, al afirmar que no podrán escudarse en su ciudadanía para evitar que el gobierno actúe en contra de ellos utilizando fuerza letal.

Apenas el miércoles Obama autorizó hacer pública la información que dio cuenta del asesinato de cuatro ciudadanos estadunidenses en ataques de aviones no tripulados en Yemen y Paquistán.

Otra parte de la estrategia será "dar respuesta a las quejas subyacentes y conflictos que alimentan el extremismo", como parte de lo cual su gobierno ampliará su asistencia humanitaria a muchas naciones del mundo árabe.

Sin embargo, reconoció que aún con la adopción de estos pasos "algunos riesgos irreducibles contra nuestros diplomáticos persistirán", como lo evidenció el ataque en Bengasi, donde perdió la vida su embajador en Libia y tres funcionarios más.

El mandatario dejó además en claro la necesidad de que su país mantenga una presencia militar en aquellas naciones que se han convertido en teatro de operaciones para Al Qaeda y sus afiliados.

Obama se dijo firmemente convencido de que "cualquier retiro de regiones que presentan un reto, sólo aumentará los peligros que enfrentamos en el largo plazo".