Padres de familia han recurrido a violencia con niños: experto

La UPAEP y la Fundación Juconi dieron a conocer que un 59 por ciento de los padres de familia poblanos señala que han recurrido en algún tipo de violencia hacia sus hijos, la mayoría de forma física.

En entrevista, en conjunto el catedrático de la Facultad de Mercadotecnia de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), Mauro García Domínguez y la representante de Juconi, Araceli Paredes Vázquez, informaron que llevaron a cabo un estudio sobre violencia infantil en Puebla 2014, con motivo del Día del Niño.

Al respecto, Mauro García, catedrático de la UPAEP, expuso que aplicaron 425 encuestas con una metodología de error de 4.7 por ciento, en donde el levantamiento se llevó a cabo del 12 al 23 de abril y colaboraron 87 estudiantes.

Destacó que en contraste con los datos que obtuvieron del estudio los padres de familia, un 71 por ciento celebra con sus hijos el Día del Niño, un 38 por ciento dará un regalo, 33 por ciento saldrá a festejar y 23 por ciento se quedará en casa celebrando de alguna manera.

"Un 41 por ciento no sufre violencia, ya que una parte de los castigos son el no dar permisos, le quitan el juego favorito o no lo dejan ver la televisión o en algunos casos hablan con ellos", indicó.

El especialista de la UPAEP detalló que los datos contrastan con los resultados que hay sobre la violencia en Puebla, en donde 77 por ciento de los casos tiene que ver con violencia física y 23 por ciento emocional.

"Pero hay casos graves, de acuerdo con testimonios obtenidos de los padres, como romper un palo de escoba en la espalda al hijo, pegarle con el cable de la plancha, pegarle en la boca hasta sangrar, quemarlo con un cigarro y pegarle con cinturón hasta sangrarlo", dijo el especialista.

Resaltó que un 51 por ciento de los papás consideran necesario pegar a un niño bajo ciertas circunstancias, tales como cuando hace un berrinche, contesta a un mayor o cuando desobedece.

"Un 35 por ciento de los papás menciona que ha sido testigo de casos de violencia en el último mes en la ciudad de Puebla, en donde 47 por ciento ha sido violencia física, 23 por ciento violencia emocional, 25 por ciento de ambos tipos, en tanto que uno por ciento sexual", refirió.

García Domínguez expuso que un 55 por ciento de los niños que sufrieron violencia tiene entre uno y seis años, además que en promedio los poblanos han presenciado tres casos de violencia.

"En un 57 por ciento fue perpetrado por las mamás, un 31 por ciento por los papás, un nueve por ciento por ambos padres y uno por ciento por otro familiar", detalló.

Resaltó que el estudio fue al azar en tres colonias de la periferia de la cuidad, hasta colonias residenciales, como La Paz o fraccionamientos cerrados en donde los niveles de violencia son muy parecidos, de ahí, que el nivel socioeconómico no influye.

"Lo que si se encontró fue en la colonia Loma en los alrededores de la Central de Autobuses de Puebla, fue que los casos eran más graves, en donde una niña fue violada y asesinada, la zona es muy violenta, además los extractos económicos bajos se ve una violencia más cruel", dijo.

Indicó que en cuanto a violencia física un 2.4 por ciento considera que a veces es aceptable quemar a un niño con cigarros, agua caliente y otros objetos, un 14.3 por ciento no considera acto de violencia el amarrar a un niño, un 75 por ciento cree que dar un manazo o nalgada a los niños de vez en cuando no hace daño.

Refirió que en cuanto a la violencia emocional, un 15 por ciento de los padres de familia poblanos no considera violencia encerrar a un niño en un cuarto con llave, un 16 por ciento no considera violencia decir a su hijo que otros niños son mejores que él.

"Sobre violencia por abandono, 47 por ciento no sabe o no considera que dejar solo a un niño en una casa es un acto de violencia, 27 por ciento no sabe o no considera que ignorar la enfermedad de un niño es violento", expuso.

Por su parte, la representante de Juconi, Araceli Paredes, manifestó que festejar el 30 de abril va más allá de regalar golosinas, tener eventos y de alegría y risas, en donde estos datos dan un aspecto de cómo se debe ayudar a la sociedad, la cual debe estar comprometida con la infancia poblana.

Indicó que la violencia impacta de tal manera que se genera un trauma el cual cuando se instala en el cerebro y es difícil trabajar con ello.