Virtual fracaso de la diplomacia en Siria

La coordinadora de la ONU para asuntos humanitarios, Valerie Amos, aceptó hoy que la presión mundial y la diplomacia han virtualmente fracasado en su intento por detener la violencia en Siria y que la situación empeora cada día en ese país.

Tras participar en una sesión a puerta cerrada en el Consejo de Seguridad, Amos expresó que "en mis informes he demostrado una y otra vez el mínimo impacto del enfoque adoptado hasta ahora y que la presión pública y la diplomacia han logrado muy poco".

Indicó que los "valores bajo los que se fundó" la Organización de las Naciones Unidas (ONU) son violados todos los días en Siria, y que es responsabilidad del Consejo de Seguridad no sólo reconocer tal realidad, sino también actuar para remediarla.

En rueda de prensa, Amos aseguró que la violencia ejercida por las partes en conflicto en Siria no sólo viola las leyes de guerra, sino el derecho humanitario internacional y la propia resolución 2319 del Consejo de Seguridad, que determinó que debe permitirse el paso de ayuda humanitaria en ese país.

"No creo que pueda ser más enfática en mis declaraciones al Consejo de Seguridad ni sobre la evidencia que le he dado sobre las flagrantes violaciones no sólo del derecho internacional humanitario, sino de la propia resolución del Consejo", dijo.

Amos aseguró que la violencia se ha intensificado en el último mes en Siria, de parte de las dos partes en combate, que "parecen sumergidas en una interminable espiral para hacer blanco y lastimar a civiles con propósitos tácticos".

Estimaciones conservadoras indican que 150 mil personas han perdido la vida desde que el conflicto comenzara en Siria, en marzo de 2011, mientras que 680 mil personas han resultado heridas.

Según la ONU, el conflicto ha generado 2.73 millones de refugiados, 6.5 millones de personas desplazadas internamente y 9.3 millones de personas en necesidad de ayuda humanitaria para subsistir, de los que 242 mil viven en zonas bajo sitio por el gobierno o por la oposición.

Mientras, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) condenó este miércoles la "última ola de ataques indiscriminados perpetrados contra escuelas y otros blancos civiles", que causaron la muerte o heridas a docenas de niños en Siria.

UNICEF asentó que el 29 de abril se reportaron tres ataques en el suburbio de Al-Shaghour, en Damasco, que provocaron la muerte de 14 menores y heridas a más de 80.

Confirmó que un ataque en Adra, en la zona rural de Damasco, causó la muerte de tres niños refugiados en un albergue para desplazados, y que un atentado con un coche-bomba en la ciudad de Homs mató a 100 personas, incluidos mujeres y niños.

La directora regional de UNICEF para el Medio Oriente y África del Norte, María Calivis, consideró que los ataques dirigidos contra niños "parecen estar en aumento" en Siria, lo que constituye una completa violación a los llamados internacionales y al derecho internacional.

Respecto al ataque en la ciudad de Homs, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, manifestó hoy su consternación ante lo que calificó como "actos horrendos contra civiles inocentes".