Crece afición entre niños de Tlaxcala por el toreo

La presencia de más escuelas taurinas, así como el deseo de destacar en un mundo donde el aplauso, la emoción y la fama van de la mano, impulsa que cada vez más niños busquen ser becerristas, novilleros y toreros.

A diferencia de otros estados, donde la fiesta brava pierde vigencia, en Tlaxcala crece entre los niños de municipios como Huamantla, Tlaxco, Apizaco y Tlaxcala, el deseo de "portar un día el traje de luces", indicó Luis Mariano Andalco, director del ITDT.

En entrevista con Notimex, el funcionario encargado de promover la fiesta brava y el desarrollo de ganado de lidia, dijo que actualmente hay cinco escuelas taurinas "y ya está por abrirse una sexta escuela, en esta capital".

El titular del Instituto Tlaxcalteca de Desarrollo Taurino (ITDT) señaló que las escuelas, ubicadas en los municipios de Apizaco, Huamantla y Tetla, principalmente, tienen entre todas más de 80 alumnos, "entre iniciadores, becerristas y novilleros".

Sobre el tema, Sebastián Palomo, novillero de 17 años de edad, originario del Pueblo Mágico de Huamantla, señaló que su anhelo desde pequeño ha sido sobresalir en este medio.

"Ya debuté en la Plaza México el 7 de julio pasado; llevo nueve novilladas con cinco orejas cortadas desde que soy novillero y me he sentido muy bien, quiero tomar la alternativa y ser figura del toreo", enfatizó.

Respecto a sus inicios, señaló que "mi papá fue novillero y de ahí empezamos a entrenar mis hermanos y yo en la escuela taurina Fernando de los Reyes El Callao".

Recordó cuando incursionó en la fiesta brava: "debuté a los cuatro años en un festival del Día del Niño, en la plaza de toros La Taurina, de Huamantla, más tarde, ya con más edad, debuté como becerrista".

Actualmente cuenta con 17 años y señala que "veo que ya hay más afición entre los niños, está creciendo".

Por su parte, Carlos Martell, becerrista del municipio de Tlaxco, señaló que la primera vez que toreo "fue con una cobija, a los ocho años, dando un capotazo a una becerra de Reyes Huerta".

Actualmente, con 17 años, entrena en la escuela taurina de Uriel Moreno "El Zapata" con la intención de participar en festejos de la plaza de toros Arroyo, del Distrito Federal.

Al principio, "mis papás no me apoyaban, pero a los 14 años empecé a entrenar, las aspiraciones que tengo es ser novillero y un día portar el traje de luces, como un torero y consagrarme como una figura del toreo", dijo.

Martell resaltó que no ha descuidado sus estudios y se dedica "a la escuela y a entrenar, que es lo que me importa".