Opta coalición de izquierda panameña por vía electoral

El Frente Amplio por la Democracia (FAD), una coalición de grupos de izquierda de Panamá, se decantó por la vía electoral para llegar al poder, tras superar el desafío de alcanzar la membresía mínima para convertirse en partido político.

"Desafiamos al sistema y le hemos ganado el primer round", manifestó a Notimex el directivo del FAD, Saúl Méndez, también secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs).

El FAD, cuyos postulados lo identifican como un partido antineoliberal, alcanzó este mes, según sus registros, las 63 mil 457 firmas establecidas por el Tribunal Electoral (TE) como requisito para ser reconocido como partido político.

Méndez explicó que continúan con la recolección de firmas para asegurarse de que las autoridades electorales no tengan ninguna excusa para negarse a declararlos como el sexto partido legalmente constituido en Panamá.

Este jueves inició la 14 jornada de inscripciones -que se prolongará hasta el próximo domingo- con la instalación de 180 puestos en todo el país para invitar a la población a sumarse a este colectivo en formación.

Además, el TE habilitó 15 días de junio y julio para que el FAD pueda inscribir adherentes en compensación por la suspensión de esta actividad durante los carnavales, el asueto de Semana Santa y la celebración de las primarias en los partidos tradicionales.

Méndez pronosticó que en septiembre próximo el FAD será reconocido como partido político, por lo cual estimó que para octubre o noviembre de este año realizarán elecciones internas para designar a sus candidatos a cargos de elección, entre ellos la Presidencia.

El FAD surgió como parte del movimiento de lucha del Frente Nacional por el Desarrollo Económico y Social (Frenadeso), integrado por diversas organizaciones populares, sindicales, estudiantiles e indígenas.

"Es lo que correspondía en esta etapa del pueblo panameño como un elemento táctico dentro de una estrategia que Frenadeso discutió de construir poder popular y la necesidad de impulsar una constituyente originaria que refunde el país", planteó Méndez.

El colectivo, que ha sido acusado de recibir dinero de Venezuela -lo que es rechazado por sus dirigentes-, afirma que lucha contra "los intereses de los gamonales (poderosos) que están por encima de los intereses del pueblo".

"Sabemos que no es fácil lo que estamos haciendo, pero frente al pueblo somos capaces de saltar todo este tipo de situaciones antidemocráticas que regula el código electoral", comentó el directivo del FAD.

Señaló que el objetivo principal del colectivo de llegar al poder será establecer una Constituyente, garantizar el respeto a los derechos humanos y la recuperación de los recursos naturales.

"Debemos discutir la democratización de la riqueza; el país tiene la peor distribución de riqueza", planteó.

Méndez no descartó alianzas, pero aclaró que sólo con organizaciones sociales, "no con los verdugos del pueblo", como llamó a los cinco partidos tradicionales de Panamá.

Panamá ha sido gobernada en los últimos 20 años por el Partido Revolucionario Democrático (PRD, de centro izquierda), el Partido Panameñista (PPA, derecha), el Partido Popular (PP), Cambio Democrático (CD) y el Movimiento Liberal Nacionalista Republicano (Molirena).