Acusará fiscal ante tribunal a ex presidente salvadoreño de corrupción

El fiscal general salvadoreño Luis Martínez informó que hoy acusará de manera formal ante un tribunal al expresidente Francisco Flores de corrupción, en el caso de los millonarios fondos de Taiwán desaparecidos y que además ordenará su detención.

Martínez dijo durante una entrevista matutina de la televisión local, que presentará la acusación en un tribunal de esta capital contra el ex mandatario por los delitos de peculado, enriquecimiento ilícito y desobediencia.

De acuerdo con el funcionario, se acusará a Flores por la desaparición de 5.3 millones de dólares, sin embargo una comisión especial legislativa que investiga los donativos de Taiwán desaparecidos dijo que estos ascienden a 80 millones de dólares.

Según Martínez, el ex gobernante podría ser acusado también por lavado de dinero, que es delito por el cual el Departamento del Tesoro de Estados Unidos tiene un reporte de operaciones sospechosas contra él por un monto de 10 millones de dólares, cifra que era un donativo también de Taipei.

Agregó que solicitará la orden de captura de Flores, aunque indicó que todavía no ha sido localizado por la policía que tenía una solicitud de arresto por parte de la comisión legislativa, por negarse a comparecer de nuevo para ahondar en las investigaciones el 29 de enero pasado.

Hasta el momento se desconoce el paradero, no obstante el fiscal explicó que ha platicado con el ministro de Seguridad Pública, Ricardo Perdomo, para coordinar su búsqueda y captura.

Añadió que una orden de búsqueda por parte de la Policía Internacional (Interpol) dependerá de la decisión del tribunal.

El funcionario enfatizó que se le garantizará al ex presidente el debido proceso en el juzgado, por lo que espera que acuda de manera voluntaria para enfrentar a la justicia salvadoreña.

El funcionario recalcó que "no se podía seguir retrasando este caso por el riesgo de prescripción y no ser irresponsables".

Manifestó que la decisión de llevar a los tribunales al ex jefe de Estado no corresponde a presiones, al tiempo que lamentó los ataques, difamaciones y calumnias que ha recibido por las redes sociales.