Muere reo tras ejecución fallida en Oklahoma

Autoridades de Oklahoma detuvieron el proceso de ejecución de un reo después de que una de las venas del prisionero "explotó" cuando se le aplicaba la inyección letal, lo que condujo luego a que sufriera un ataque cardiaco y muriera.

Robert Patton, director del Departamento de Correcciones de Oklahoma, informó que la ejecución se había suspendido porque una de las venas de Clayton Derrell Lockett había explotado.

"El doctor que la administraba intervino y descubrió que la vena había explotado", dijo Patton, al explicar que las drogas ya no fluían por la vena del reo.

Lockett sufrió luego un ataque al corazón y fue declarado muerto a las 19:06 horas de este martes (00:06 GMT del miércoles).

Patton dijo que la ejecución comenzó oficialmente a las 18:23 horas (23:23 GMT) e indicó que se le habían suministrado ya las tres drogas del coctel que componen la inyección letal, pero las sustancias no tuvieron el efecto deseado.

Patton señaló que Lockett murió en la sala de ejecución de la prisión estatal de McAlester, sureste de Oklahoma.

Funcionarios carcelarios cerraron las cortinas de la sala de ejecución en el minuto 16 del procedimiento, después de que Lockett se convulsionó varias veces y se le hincharon múltiples puntos del pecho y la cabeza.

Después de unos 20 minutos las persianas continuaban cerradas y Patton salió entonces a hablar con los periodistas para informar que la ejecución había sido detenida.

"Voy a parar la ejecución", declaró Patton a la prensa reunida afuera de la cámara de ejecución.

"Hemos tenido una falla en una vena, en la que los productos químicos no llegaron al delincuente", detalló.

La ejecución de Lockett era la primera de dos que las autoridades carcelarias de Oklahoma planeaban conducir este martes.

Patton dijo que tras los hechos registrados con Lockett, solicitó al procurador general de Oklahoma posponer por 14 días la segunda ejecución, la de Charles F. Warner.