Aprueban dictamen para duplicar las sanciones a secuestradores

La Comisión de Seguridad Pública aprobó el dictamen de una minuta que reforma la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en materia de Secuestro y el Código Penal Federal, a fin de duplicar las sanciones para este acto ilícito.

Las reformas a los artículos 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17 de la Ley para Prevenir y Sancionar los Delitos en materia de Secuestro, establecen que a quien prive de la libertad a otro para obtener rescate, detenerla en calidad de rehén, causarle daño o cometer secuestro exprés, se le aplicarán de 40 a 80 años de prisión y de mil a cuatro mil días multa.

Aclara que esas penas se agravarán de 50 a 90 años de prisión y de cuatro mil a ocho mil días multa, si la privación de la libertad de una persona se realiza en camino público o lugar desprotegido y a quienes la lleven a cabo en grupo de dos o más personas.

También si se realiza con violencia y se allana el inmueble en el que se encuentre el plagiado; si la víctima es menor de 18 años o mayor de 60 años de edad o si está en estado de gravidez.

También establece pena corporal de 50 a 100 años de prisión y de ocho mil a 16 mil días multa si los autores de la privación de la libertad son o fueron, integrantes de alguna institución de seguridad pública, de procuración o administración de justicia, o de las Fuerzas Armadas Mexicanas, o se ostenten como tales sin serlo.

Asimismo, cuando los autores tengan vínculos de parentesco, amistad, gratitud, confianza o relación laboral con la víctima o persona relacionada con ella.

Que se hayan ejercido actos de tortura o de violencia sexual, o que durante o después de su cautiverio, muera debido a cualquier alteración de su salud a consecuencia de la privación de la libertad.

Las modificaciones plantean que si se libera a la víctima dentro de los tres días siguientes al de la privación de la libertad, sin lograr alguno de los propósitos y sin que se haya presentado alguna de las circunstancias agravantes del delito, la pena será de cuatro a 12 años de prisión y de 100 a 300 días multa.

No obstante lo anterior, si a la víctima se le hubiere causado alguna lesión, la pena será de 18 a 32 años de prisión y de 600 a mil días multa, así como la colocación de los dispositivos de localización y vigilancia por la autoridad policial hasta por los cinco años posteriores a su liberación.

En caso de que espontáneamente se libere al secuestrado dentro de los primeros 10 días, sin lograr alguno de los propósitos, y sin que se haya presentado alguna de las circunstancias agravantes del delito, la pena de prisión aplicable será de 16 a 30 años y de 500 hasta mil días multa.

Del mismo modo, se plantea imponer pena de 200 a 700 jornadas de trabajo a favor de la comunidad al que simule por sí o por interpósita persona la privación de su libertad.

En tanto que a quien aparente la privación de la libertad de una persona con la intención de conseguir alguno de los propósitos antes señalados, se impondrán de cuatro a 16 años de prisión.

Respecto al Código Penal Federal, se adiciona un tercer párrafo al Artículo 25 para establecer que el límite máximo de la duración de la pena de privación de la libertad hasta por 60 años, no aplicará para los delitos que sancione la Ley para Prevenir y Sancionar el Secuestro.

El documento refiere que según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2013, en México se cometieron 27.7 millones de delitos en 2012, es decir, una tasa de 35 mil 139 delitos por cada 100 mil habitantes.