México y EUA hablaron del caso de Argentina con tenedores de bonos

La administración Obama comunicó al gobierno mexicano su posición respecto al proceso legal que Argentina enfrenta aquí con inversionistas estadunidenses tenedores de bonos de deuda soberana, informó hoy el secretario del Tesoro, Jack Lew.

México es uno de los tres países que se han sumado a una de los dos causas argentinas en cortes federales estadunidenses mediante el recurso conocido como "Amicus Curiae" (Amigos de la Corte). Los otros dos son Brasil y Francia.

"He conversado con mis contrapartes (mexicanos) y les dije exactamente lo que le dije a usted, y que deja claro lo que creemos debe ser el resultado apropiado (de la disputa) legal", dijo Lew cuestionado por el congresista republicano Mario Díaz Balart.

Durante su comparecencia ante un panel del Comité de Apropiaciones de la Cámara de Representantes, Lew evitó abundar sobre las pláticas.

"Ellos nos preguntaron por nuestro puntos de vista y les dije lo que le dicho", indicó el funcionario ante el reiterado cuestionamiento de Díaz Balart.

México, Brasil y Francia justificaron su intervención en este caso al aludir los posibles efectos negativos que tendría un fallo a favor de los inversionistas en futuras operaciones de reestructuración de la deuda soberana con acreedores privados.

El presente caso, considerado el principal de los dos que se ventilan contra Argentina en cortes de Estados Unidos, se refiere a la llamada cláusula "pari passu", la cual estipula un tratamiento similar para todos los acreedores.

En 2005 y 2010 Argentina logró reestructurar con éxito su deuda con 93 por ciento de los inversionistas tenedores de bonos tras la crisis financiera que vivió en 2001, gracias a lo cual pudo reducir los montos de estos compromisos y diferir los pagos.

Empero el resto, entre ellos los fondos de inversión NML, Aurelius y Elliott Associates, demandaron un pago de 100 por ciento y decidieron acudir a las cortes estadunidenses tras la negativa argentina a cumplir su demanda.

Este caso es diferente al otro que enfrenta Argentina y que se encuentra ya radicado ante la Suprema Corte de Justicia estadunidense, donde la semana pasada se celebró una audiencia y sobre el cual se espera emita un fallo en junio próximo.