Clausura Profepa centro de acopio de residuos peligrosos de Pemex

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) clausuró el centro de acopio y recepción de residuos peligrosos de la Terminal Marítima Dos Bocas, de Petróleos Mexicanos (Pemex), por incumplimiento a diversas disposiciones.

Las instalaciones, en la Ranchería el Limón, municipio de Paraíso, Tabasco, fueron clausuradas porque la capacidad de retención de las fosas es insuficiente para contener la quinta parte, como mínimo, de los residuos peligros ahí almacenados como marca la ley, además que carece de dispositivos para atender emergencias.

En un comunicado, la Profepa agregó que al momento de la suspensión el centro de acopio contaba con casi cuatro toneladas de residuos peligrosos, y recordó que esta es la segunda clausura que se le aplica, luego que en 2008 también fue sancionada y liberada una vez que realizó las medidas correctivas impuestas.

Derivado de la clausura, también se ordenaron acciones correctivas de urgente aplicación, que consisten en enviar a disposición final adecuada todos los residuos peligrosos que se encuentran almacenados; después, presentar a la Profepa los manifiestos de entrega, transporte y recepción de éstos.

La paraestatal además deberá instrumentar un sistema de extinción contra incendios y contar con equipos de seguridad para la atención de emergencias, avalado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, acorde con la NOM-002-STPS-2010.

También deberá presentar un informe de la capacidad máxima del lugar y, con base en éste, poner en marcha las adecuaciones necesarias a la infraestructura del almacén que aseguren contar con fosas de retención con capacidad para contener la quinta parte, como mínimo, de los residuos peligrosos almacenados.