Demandan panistas seguridad pública a gobernador de Jalisco

Los diputados de Acción Nacional, Carmen Lucía Pérez Camarena y Omar Borboa Becerra pidieron al gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, y al alcalde de Zapopan, Héctor Robles, integrar una estrategia para garantizar la seguridad con acciones eficaces y legales.

"Que se garantice a los ciudadanos su seguridad respetando en todo momento sus derechos humanos a través de políticas públicas", pidieron los legisladores del Partido Acción Nacional (PAN).

Afirmaron que la entidad y especialmente el municipio de Zapopan, "adolecen de autoridades que hasta el momento han dado muestras de incapacidad para hacer frente a la delincuencia que ha sometido a los habitantes de esta entidad".

Estas autoridades, agregaron, "dejan ver que no cuentan con una estrategia coordinada, eficaz ni apegada a la ley para combatir este problema".

Pérez Camarena y Borboa Becerra indicaron que presentaron un punto de acuerdo ante el Pleno de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión para exigirle a estas autoridades la integración de una estrategia corresponsable en ambos niveles de gobierno para garantizar a los ciudadanos su seguridad.

Los gobiernos de Jalisco y Zapopan están obligados a emprender operativos legales contra la delincuencia organizada y planeados en el marco de una estrategia que no esté basada sólo en el uso de la fuerza sino en la inteligencia para ofrecer opciones en los campos social, cultural y económico, expusieron.

Recordaron que el gobierno del estado no ha puesto en marcha una estrategia eficiente para combatir el crimen.

"Hemos visto ataques directos de la delincuencia en contra de la población, ya sea en la calle, en los parques o en sus propios domicilios, ataques contra el sector económico del estado y medios de comunicación", aseveraron.

Propusieron que los representantes del Congreso de la Unión pidan a los gobiernos locales, aplicar mecanismos válidos y efectivos para combatir la delincuencia y garantizar la seguridad de los habitantes de Jalisco y Zapopan, sobre todo porque esta situación ha comenzado a mermar la tranquilidad y el desarrollo en el estado.

"No esperamos que lleguen a niveles como los que hemos observado en otras entidades del país, a que el Ejército tome las calles o se susciten enfrentamientos a plena luz del día contra los delincuentes. Es el momento de tomar medidas oportunas, pero sobre todo, legales", puntualizaron.