Retrato de Ernesto Sabato engalana exposición "100 x 100 argentinos"

La vida y obra del escritor Ernesto Sabato, a quien se recuerda mañana que se cumplen tres años de su muerte, inspiró a un grupo de alumnos quienes crearon retratos de personalidades argentinas de los últimos cien años.

La obra dedicada al autor de "El túnel" engalana la exposición "100 x 100 argentinos", que se exhibe en el Centro Integrador Comunitario de Baigorrita, en Buenos Aires, y que incluye retratos de Astor Piazzolla, Atahualpa Yupanqui, Ernesto Che Guevara, Eva Perón y Julio Cortázar, entre otros.

De acuerdo con información difundida por medios de comunicación argentinos, la muestra que podrá ser apreciada hasta el 11 de mayo es resultado del trabajo de estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU), de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Ernesto Sabato vio la primera luz el 24 de junio de 2011 en Rojas, Buenos Aires, Argentina, donde cursó estudios superiores de Física en la Universidad de la Plata, señala la biografía del escritor y ensayista publicada en el portal en el Internet "budapest.cervantes.es".

El joven físico, ejercicio su profesión en el Laboratorio Curie en Francia sobre radiaciones atómicas y de regreso a su país, impartió clases de Física en la casa de estudios donde se formó.

Su amor por la literatura lo motivó, en 1945 a publicar su primera obra "Uno y el Universo", colección de breves ensayos, y ese mismo año abandonó su vocación científica, para dedicarse por completo a las letras, aunque no fue un proceso sencillo.

Dedicado a escribir, en los siguientes años Sabato publicó sus ensayos "Hombres y engranajes" (1951) y "Heterodoxia" (1953), en los que presentó una crítica a profundidad sobre el futuro de la ciencia desde una óptica humanista.

Además, en ese periodo se adentró a la narrativa con su primera novela: "El Túnel", que fue traducida a diversos idiomas.

Años más tarde, lanzó su novela "Sobre héroes y tumbas" (1961), que le valió fama internacional y a la que le siguió "Abaddón el exterminador" (1974), en la que presentó una visión apocalíptica de la realidad Argentina, la cual fue galardonada en Francia con el Premio al Mejor Libro Extranjero en 1974.

El autor, a través de su obra, defendió los valores y derechos de la persona, y mostró una postura contraria a la política dictatorial y autoritaria de algunos políticos argentinos, lo que lo llevó en 1984 a presidir la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP).

En esta instancia, el autor redactó el "Informe Sabato", conocido en España como "Nunca más", sobre los desaparecidos argentinos entre 1976 y 1982.

De acuerdo con los datos de Sabato, disponibles en el sitio electrónico "biografiasyvidas.com", a lo largo de su trayectoria el escritor argentino fue distinguido con diversos galardones, entre los que destacan; el Premio Miguel de Cervantes de Literatura (1984) y el "Gabriela Mistral", otorgado por la Organización de Estados Americanos (OEA).

Los últimos años de la vida del destacado escritor estuvieron ensombrecidos por serios problemas de ceguera, que lo obligaron a dejar casi por completo la escritura y la lectura, no obstante, el amante del arte y la cultura se dedicó a la pintura hasta el día de muerte, ocurrida el 30 de abril de 2011.