Permitirá crisis de Ucrania mostrar cercanía a Obama y Merkel

La crisis de Ucrania será uno de los factores que permitirá mostrar unidad y cercanía entre el presidente estadunidense Barack Obama, y la canciller federal alemana, Angela Merkel, quien inicia una visita a Washington el próximo viernes.

El mandatario Obama dedicará unas cuatro horas a la canciller federal, lo que fue calificado como un gesto amigable por parte de diplomáticos alemanes vinculados al viaje.

Señalaron que se esperaba un acercamiento en las posiciones de Alemania y Estados Unidos sobre el tema del espionaje estadunidense, ya que el gobierno alemán demandó a Estados Unidos un acuerdo de no espionaje.

Ese objetivo, sin embargo, se diluyó en los últimos dos meses ante la posición renuente de Estados Unidos para establecer ese tratado.

El gobierno alemán, entonces, limitó sus demandas a que Estados Unidos reconociera oficialmente que se apegaría al derecho alemán cuando sus servicios de espionaje actuaran en Alemania.

Hasta el momento, la lejanía de Estados Unidos respecto a esa demanda la hace también improbable.

Los políticos alemanes vinculados al viaje manifestaron que entre Alemania y Estados Unidos hay consenso respecto a la política en relación a Ucrania y Rusia, y que esa posición quedó de relieve en el segundo nivel de las sanciones que acordaron el Grupo de los Siete y la Unión Europa el viernes pasado.

Al tema de Ucrania se sumarán otros puntos de conflicto en el mundo como el plan del presidente de Siria, Bashar al-Assad, de llevar a cabo elecciones en su país en mayo para obtener una fachada de legitimidad.

El gobierno de la canciller federal considera ese proyecto como una farsa, ya que ese país lleva tres años en una cruenta guerra civil, millones de sirios huyeron del país, mientras el gobierno no tiene acceso a amplios sectores del territorio sirio controlado militarmente por los opositores.

Angela Merkel pronunciará asimismo un discurso en Washington ante la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que es un organismo con mucho poder e influencia en Estados Unidos.

El tema que abordará será la negociación del Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea.

El foro ante el que hablará Merkel no es positivo a ese proyecto del gobierno del presidente Obama.

El gobierno alemán, por su parte, insiste en que el proceso se llevará a cabo con toda transparencia para impedir que los estándares de calidad europeos no bajen, ni tampoco se acepten productos modificados genéticamente.

El encuentro entre Obama y Merkel en la capital estadunidense se efectuará en la mañana del viernes, después sostendrán una comida y como acto siguiente un encuentro conjunto con la prensa.

El último viaje de Merkel a Washington fue en junio del 2011, cuando el presidente Obama la recibió en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca ante 250 invitados especiales.

Obama calificó a Merkel en esa ocasión de ser ella misma, por su biografía, un "símbolo del triunfo de la libertad". El viaje de la canciller alemana a Estados Unidos durará solo dos días y el fin de semana regresará a Berlín.