Advierten cierre de panaderías si persisten bajos precios en Venezuela

Las panaderías venezolanas solicitan al gobierno nacional autorizar un incremento en el regulado precio del pan, y advierten que de lo contrario se verán obligadas a cerrar sus puertas al público, informó hoy el dirigente gremial, Rafael Gómez.

"Desde hace más de cinco años el precio del pan se encuentra regulado, pese al incremento de los precios internacionales del trigo", señaló a Notimex, el secretario de organización del Sindicato Nacional de Panaderías y afines (SNPA).

Gómez destacó que el pan popular (canilla), regulado a seis bolívares (menos de un dólar al precio oficial), dejaron hace tiempo de producirlo, ya que el costo para su elaboración supera los ocho bolívares "y no podemos trabajar a pérdida".

"Para compensar de alguna manera las pérdidas hemos tenido que emplear la poca harina de que disponemos en la elaboración de tortas, panetones, croissant, cachitos de jamón y otras delicateses cuyos precios no están regulados", destacó.

Reveló que no se consigue harina por ningún lado, ya que las industrias del sector que procesan el trigo carecen de materia prima para elaborar el producto y están a la espera de la autorización de liquidación de divisas, para reanudar la importación del insumo.

"Actualmente las panaderías trabajan con una harina a la nueva tasa cambiaria (de 11.30 bolívares), por lo que se hace necesario un ajuste en el precio del pan a esta nueva realidad para poder continuar atendiendo la demanda de nuestros clientes", se quejó Gómez.

Detalló que actualmente la escasez de harina de trigo sobrepasa el 30 por ciento y por otra parte faltan grasa y manteca para elaborar el producto, por lo que muchas panaderías dejaron de producir pan, situación que causa malestar entre los consumidores.

Gómez dijo finalmente que si el gobierno no autoriza a incrementar el precio del pan en los próximos días, tendremos que prescindir de trabajadores, ya que no estaremos en capacidad de cancelarles el nuevo incremento salarial estimado entre 20 y 50 por ciento.