Mejora confianza de los consumidores italianos

El índice de confianza de los consumidores italianos aumentó en abril a 105.4 puntos desde los 101.9 de marzo pasado, informó hoy el Instituto de Estadísticas (Istat).

El ascenso se dio a pesar de que en febrero las ventas al menudeo cayeron 1.0 por ciento en comparación del mismo mes de 2013.

Istat indicó que la confianza de los consumidores en este mes alcanzó su mayor nivel desde enero de 2010.

En particular, el componente que se refiere al entorno económico trepó a 115.1 puntos, en relación a los 108.1 del tercer mes de este año.

El indicador sobre la percepción de la situación personal subió de 98.8 a 100.6 puntos, mientras las expectativas de las familias sobre el futuro de la economía se ubicaron en abril en su nivel más alto en los últimos cuatro años.

Mejoraron las opiniones tanto sobre las condiciones actuales de la economía del país, como en relación a las expectativas futuras, mientras permanecieron estables las referidas al desempleo.

En particular, las opiniones sobre la situación económica del país pasaron de los -110 puntos de marzo a los -96 de abril, señaló el Istat.

Sin embargo, el Istat también informó que en febrero pasado las ventas al menudeo cayeron 1.0 por ciento en relación al mismo mes de 2013 y 0.2 por ciento en comparación con enero de 2014.

A nivel anual la venta de productos alimentarios descendió 1.0 por ciento anual y la de no alimentarios bajó 1.2 por ciento.

Se trató de la tercera caída anual consecutiva y también a nivel mensual se registró una disminución del 0.1 por ciento de las ventas de productos alimentarios y del 0.2 por ciento de los no alimentarios.

Los economistas resaltaron que aunque el aumento de la confianza de los consumidores italianos habla de una recuperación, el descenso en las ventas al menudeo demuestra que todavía no es sólida.

La mejoría en la confianza de consumidores es resultado de las promesas de desgravación fiscal hechas por el primer ministro, Matteo Renzi, añadieron los analistas.

El nuevo jefe de gobierno, que sustituyó en febrero pasado a Enrico Letta, anunció que los italianos con ingresos inferiores a mil 500 euros se beneficiarán a partir del mes próximo con 80 euros extra por persona, en una medida que busca impulsar la demanda.

Renzi prometió una reducción del Irpef, el impuesto sobre el ingreso de las personas físicas y del Irap, el impuesto regional sobre actividades productivas que grava a las empresas.