Encabeza Cameron reunión de emergencia tras asesinato en Woolwich

El comité gubernamental de respuesta a emergencias (COBRA, por sus siglas en inglés) tendrá hoy su segunda reunión para analizar el asesinato de un soldado la víspera en esta capital, considerado un acto terrorista.

El primer ministro David Cameron encabezará la reunión que se dará a horas de algunos incidentes nocturnos entre miembros de la English Defence League y la policía, además de que dos personas fueron detenidas por presuntos ataques a mezquitas.

Además, la prensa británica electrónica reproduce el video tomado a uno de los dos atacantes del militar la víspera en la zona de Woolwich en el sureste de Londres, mientras la escrita da cuenta de sus palabras que quedaron grabadas.

En el material el hombre de raza negra se disculpa con acento británico, precisa The Guardian, porque una mujer haya visto el asesinato pero dice que no es nada que sus propias mujeres no hayan visto en su tierra.

Ustedes nunca estarán seguros, agrega y reclama que remuevan del poder al gobierno, que no los cuidará ni los políticos que lo conforman morirán cuando las armas comiencen a disparar.

De acuerdo al rotativo, se trata de un discurso que recuerda a la propaganda de Al Qaeda, en particular la frase "nuestra tierra", usada por los combatientes islámicos para referirse a las zonas en poder de soldados de países occidentales.

En tanto, Ingrid Loyau-Kennett, una jefa scout londinense de 48 años de edad y madre de dos niños, dijo que al enfrentar a uno de los atacantes, éste le advirtió que querían iniciar una guerra en Londres anoche, citó The Telegraph que pudo entrevistarla.

Describió que bajó del autobús en que se transportaba para auxiliar al soldado que pensó había sufrido un accidente y fue cuando se topó con su asesino, quien portaba un cuchillo, un revóler y le ordenó que se alejara del cuerpo.

Pensé que era mejor hablarle antes de que atacara a alguien más, le pregunté lo que deseaba y por que lo había hecho, y respondió que la víctima, a quien identificó como un soldado británico, había asesinado a musulmanes.

Fue cuando la jefa scout se dio cuenta de la presencia de otro atacante también armado y que el primero también portaba otras armas, mientras la gente empezaba a rodearnos y me dije que debía de mantenerlo hablando.

Aseveró que lo notó ansioso, enojado, pero no alcoholizado o drogado. Estaba en total control de sus decisiones y listo para hacer todo lo que quisiera, aseguró.

Por su parte The Independent indicó que la policía hizo dos detenciones por presuntos ataques a mezquitas en la noche. En un caso fue por un intento de incendio por un hombre de 43 años de edad que antes había ingresado al templo armado de un cuchillo en Essex, al este de Londres.

La segunda detención ocurrió en Kent, al sureste de la capital británica, y ocurrió por daños a la mezquita de la localidad de Gillingham.

Además, unos 250 miembros de la English Defence League se reunieron a las afueras de la estación de tren cercana a Woolwich, donde ocurrió el asesinato, y lanzaron latas a la policía.

Tommy Robinson, líder del grupo, dijo que en las escuelas se enseña que el Islam es un religión de paz, pero no lo es y nunca lo ha sido, y el asesinato de la víspera muestra lo que en realidad es, enfatizó.