Dan a conocer hallazgos de pinturas rupestres en Tamaulipas

Al participar en el Segundo Coloquio de Arqueología e Historia, Martha García Sánchez dio a conocer la existencia de casi cinco mil pinturas rupestres localizadas en cuevas y cañadas de la Sierra de San Carlos, municipio de Burgos, Tamaulipas.

La arqueóloga refirió que fue en 2006 cuando se tuvo noticia de la existencia de dichas manifestaciones rupestres, y que hace dos años comenzó con el registro de varias de ellas, gracias al apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca).

Se trata, dijo, de pinturas de carácter antropomorfo, zoomorfo, astronómico y abstracto, y "su importancia radica en que con base en ellas hemos podido documentar la presencia de grupos prehispánicos en Burgos, donde antes se decía que no había nada, cuando en realidad estuvo habitado por una o varias culturas".

La imágenes, abundó la investigadora egresada de la Universidad Autónoma de Zacatecas, dejan entrever que las actividades de los nómadas se enfocaban en la caza, la pesca y la recolección.

Sostuvo que para identificar a sus posibles autores se hizo una investigación en archivos, crónicas e informes de la época colonial, como el Archivo General de la Nación de Nuevo León y de Tamaulipas, y el municipal y parroquial de Burgos.

"No hay registros de estos grupos nómadas, pero sí de indígenas tlaxcaltecas o de Nuevo León, españoles, criollos y también franceses, que llegaban por la costa", comentó.

A través de su investigación "Las pinturas rupestres del Municipio de Burgos", que contó con el apoyo del arqueólogo Gustavo Ramírez, del INAH en Tamaulipas, la arqueóloga supo que a los grupos que habitaron las sierras de Tamaulipas se les conoce por los motes que les pusieron los conquistadores, frailes y otros indígenas que los acompañaban, de ahí que exista poco información sobre ellos.

Detalló que los nombres de las tribus o bandas serranas "van desde descripciones de rasgos personales, costumbres o actividades y patronímicos de jefes de tropillas, hasta gentilicios".

Explicó que estos grupos escaparon al dominio español por casi 200 años, porque eran indomables y "huían a la sierra de San Carlos donde tenían agua, plantas y animales para alimentarse. En cambio los españoles no se metían a la sierra y sus cañadas".

Agregó que incluso en la Colonia se llegó a ofrecer 25 pesos por cada cabellera indígena o 60 por cada cautivo "rescatado", por lo que se sabe muy poco de sus lenguas, ritos y costumbres.

El Segundo Coloquio de Arqueología Histórica, que reunirá a más de 94 investigadores nacionales y extranjeros -con el fin de presentar 60 ponencias de exploraciones de los siglos XVI al XIX-, continúa actividades hasta el día 24 del presente mes.