Llama la Permanente a erradicar el trabajo infantil en México

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión exhortó al gobierno federal a establecer medidas para erradicar el trabajo infantil, generalmente mal remunerado y que en muchos casos obliga a los menores a abandonar la escuela.

Refirió que en México unos tres millones de niños y niñas trabajan con jornadas laborales largas y remuneraciones nulas, además de que son recluidos en empleos informales en los que muchas veces son víctimas de maltrato.

Por ello, propuso que en coordinación con las instancias locales correspondientes se refuercen los planes y programas diseñados para erradicar el alto número de menores de edad que prestan servicios laborales remunerados.

En el dictamen aprobado, pidió que se fortalezca la vigilancia y la inspección de los centros de trabajo para asegurar que la labor emprendida por menores de edad se apegue estrictamente conforme a lo previsto en la Ley Federal del Trabajo.

Mencionó que la carga laboral fuera del hogar no es la única para muchos infantes, pues también deben ayudar a las tareas domésticas, al tiempo que asisten a la escuela, condición en la que se encuentra al menos 3.5 por ciento de la población infantil.

La participación de los infantes en el trabajo aumenta con la edad, mientras que su asistencia escolar disminuye, ya que los menores trabajadores no asisten a la escuela o la abandonan antes de concluir la educación básica, argumentó.

Dicha situación provoca que al llegar a la edad adulta sus oportunidades de desarrollo y empleo se restrinjan a labores poco calificadas con remuneraciones muy bajas, lo que incrementa la situación de pobreza.

En el documento se hace notar que los estados donde se encuentra el mayor número de menores de entre seis y 13 años de edad que trabajan son Guerrero, Nayarit, Colima, Puebla, Oaxaca, Guanajuato y Jalisco.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el programa Understanding Children's Work, en México más de la mitad de niños que trabajan lo hacen en el sector de servicios y poco más de un tercio en la agricultura, mientras el resto labora en la manufactura.

Sin embargo, a pesar de que los trabajadores infantes son un sector productivo son mal remunerados y muchas veces no reciben paga, pues generalmente laboran en la informalidad.

Aunado a ello, se calcula que dos de cada tres niños y niñas de entre seis y 13 años trabajan en empleos no remunerados y uno de cada tres lo hace como trabajador asalariado.