Siguen desaparecidas seis personas a dos días de tornado en Oklahoma

Seis personas permanecen desaparecidas dos días después de que un poderoso tornado arrasara barrios del sur de la ciudad de Oklahoma y de la limítrofe comunidad de Moore, dejando 24 muertos, entre ellos 10 niños.

Sin embargo, autoridades indicaron que a pesar de las seis personas que siguen desaparecidas, no se espera encontrar más sobrevivientes del tornado, el cual alcanzó una intensidad EF-5, la máxima para este tipo de fenómenos, al registrar vientos mayores a los 320 kilómetros.

"No está claro si estas personas simplemente se alejaron y no se han puesto en contacto con sus familias o si todavía están bajo los escombros", aseveró Albert Ashwood, director de la Administración de Emergencias de Oklahoma.

La Oficina del Médico Forense de Oklahoma difundió este miércoles una lista parcial con los nombres de las personas que murieron en el tornado, incluyendo los 10 niños.

La lista de los que murieron incluye también a dos madres que fallecieron con sus bebés en los brazos.

Las 24 víctimas se encontraban entre los 65 años de edad y los cuatro meses, 15 de ellas eran mujeres y el resto hombres.

"El personal trabajó durante toda la noche y ayer, en coordinación con las agencias estatales y federales para identificar a las víctimas y heridos", informó la Oficina del Médico Forense en un comunicado de prensa.

De las 24 muertes confirmadas, 23 han sido "identificadas positivamente y están listas para ser entregadas a sus familiares", indicó la dependencia, que añadió que "todos los niños han sido identificados positivamente"

Sin embargo, la Oficina del Médico Forense reveló que familiares de siete de las víctimas identificadas no han podido ser aún notificadas de sus fallecimientos.

La dependencia precisó que siete de los niños murieron en la Escuela Primaria Plaza Towers, en Moore, al tiempo que aclaró que los menores no fallecieron ahogados, como se había informado en un principio.

Según el comunicado, seis de los niños tenían nueve años de edad y uno era de ocho.

Este miércoles, cientos de residentes de los barrios afectados por el tornado esperaban impacientes a que las autoridades reabrieran esta tarde el acceso para poder ir ellos mismos a revisar los restos de lo que fueron sus viviendas.

El fenómeno natural arrasó en unos 40 minutos una franja de dos kilómetros de ancho por 17 kilómetros de largo, destruyendo cientos de viviendas, oficinas, negocios, escuelas e iglesias.

Las autoridades actualizaron el número de personas lesionadas, para ubicarlo en 327, de las cuales unas 225 continúan internadas en diversos hospitales de la zona.

Asimismo, los daños económicos causados por el tornado fueron estimados de manera preliminar en alrededor de dos mil millones de dólares.

La cifra, establecida por el Departamento de Seguros de Oklahoma, es una estimación preliminar basada en las evaluaciones visuales de la destrucción dejada por el tornado, apuntó la vocera de la entidad, Calley Herth.

Este miércoles, la gobernadora de Oklahoma, María Fallin, tenía planeado recorrer la zona dañada en compañía de la secretaria del Departamento de Seguridad Interna, Janet Napolitano.

"El mostrar a Napolitano los daños de primera mano ayudará a Oklahoma a acortar el camino burocrático" hacia la ayuda de fondos federales, dijo Fallin este miércoles.

"Ella va a entender la magnitud del reto al que nos enfrentamos", puntualizó la gobernasdora, quien agregó: "Tenemos un largo camino por delante".

En una rueda de prensa antes de iniciar el recorrido por las áreas dañadas por el tornado, Napolitano afirmó que están ante "una muy buena oportunidad de colaboración" entre las dependencias federales y estatales para responder a las necesidades de los damnificados.