Llegará al CCB la tragedia de "Julio César"

Uno de los sucesos más importantes de la historia universal, acontecido en tiempos del Imperio Romano: la conspiración y asesinato del emperador Julio Cesar a manos de Marco Bruto y Cayo Caslo, es narrada en la obra "Julio César, que el 30 de mayo abre temporada en el Teatro "Julio Castillo", del Centro Cultural del Bosque (CCB).

Bajo la dirección de Claudia Ríos, se trata de uno de los textos más complejos y significativos de la dramaturgia del escritor inglés William Shakespeare (1564-1616), con gran contenido político y social, elementos que la convierten en un referente en la época actual.

"La obra de Shakespeare es universal y siempre será actual pues relata la condición del ser humano, por lo que seguramente encontraremos un sinnúmero de paralelismos con nuestra realidad mexicana", dijo en rueda de prensa su directora.

Adaptada por Alfredo Michael Modenessi, "Julio César" destaca por ser la primera de las cinco mejores tragedias escritas por el dramaturgo inglés, al lado de "Hamlet", "Otelo", "Rey Lear" y "Macbeth".

"La obra de Shakespeare siempre será importante ponerla en todas las épocas porque siempre nos estará diciendo cosas sobre la condición del ser humano: sobre la ambición, el poder, sobre la falta de escrúpulos cuando es disfrazado el bien común", dijo Ríos.

De acuerdo con la directora escénica, Alfredo Michael jugó un papel decisivo en la obra, ya que se encargó de la traducción y la adaptación del texto.

"Función ensalzable si tomamos en cuenta que el teatro isabelino es esencialmente palabra, en el que transmitir el valor y complejidad de los personajes se convierte en preponderante, sin soslayar la conservación del texto poético, lo que hace de esta obra un montaje apreciable en todos los sentidos", añadió Ríos.

Destacó que la concepción estética de la obra gira en torno a los signos y símbolos de poder que se han mantenido a lo largo de la historia de la humanidad y que perviven hasta la actualidad.

"Nos hemos inspirado en esos signos para integrarlos en una visión contemporánea del poder, ya que desafortunadamente, esta historia se ha seguido repitiendo en todas las épocas.

"Y nosotros decidimos montarla en los años 60, la escenografía e iluminación retrata esos espacios de poder; la musicalización recreará un ambiente romano con acentos de música contemporánea para crear los ambientes de tensión que requiere la obra", agregó.

La directora escénica expresó su confianza en que el público salga del teatro con una profunda reflexión de lo que significa el poder y la ambición.

La obra se ambienta en el año 44 antes de nuestra era, y narra los acontecimientos que acompañaron la muerte del célebre militar y cónsul romano.

La conspiración de varios personajes de alcurnia para asesinar a Julio César, el éxito del complot, y el posterior castigo de los culpables se abordan desde la perspectiva de Bruto.

Este personaje es también un militar destacado, que tiene una relación afectiva muy cercana con César (la amante del cónsul es la madre de Bruto), y se debate entre sus vínculos filiales y el ideal patriótico al participar en la maquinación del homicidio.

La obra cuenta con las actuaciones de Hernán Mendoza, Itatí Cantoral, Mauricio García Lozano, Aurora Gil, Humberto Solórzano, Eugenio Cobo, Arturo Reyes, Édgar Parra, Alejandro Velis, Miguel Ángel López, Alberto Eliseo, Luis Arturo García, Juan de la Loza, Santiago Ulloa, Manuel Cruz Vivas y Santiago Luna.